Pasar al contenido principal

Actividad física y trabajo después de un aumento de senos

¿Cuándo puedo volver a trabajar? ¿Por qué no debo hacer esfuerzos recién operada? En este artículo la Dra. Sara Domínguez te contesta estas y otras preguntas.

Mujer hace pesas pectoral

Quieres aumentarte el pecho, pero tienes miedo de no poder continuar con tu rutina de ejercicio y perder esa forma física que tanto cuesta conseguir. O no sabes cuándo puedes volver a trabajar. Estas son dudas de lo más habituales entre nuestras pacientes. 

¿Cuándo puedo volver a trabajar?

La reincorporación a tu vida laboral dependerá sobre todo de tu profesión. Si se trata de un trabajo de oficina, o de alguna actividad que no requiere coger peso con los brazos, la incorporación es casi inmediata, según te vayas encontrando. Tenemos pacientes que se reincorporan a los 3 días y otras que esperan una semana, pero es más una decisión personal. Si tu trabajo implica coger peso o algún tipo de actividad física intensa, lo ideal es que planifiques unas vacaciones para poder recuperarte completamente antes de reiniciar la actividad física, según las pautas sobre las que hablamos en el artículo.

¿Cuándo puedo volver a hacer deporte tras un aumento de pecho?

La clave es ir controlando los tiempos e ir introduciendo el ejercicio con sensatez. Nosotros te iremos guiando durante el postoperatorio para que sepas en cada momento qué puedes realizar y qué tienes que posponer un poco.

Tenemos pacientes que juegan al tenis, otras que nadan, que hacen escalada, o incluso crossfit, ¡Y todas pueden retomar su actividad habitual tras la cirugía!

Postoperatorio inmediato

El día de la intervención lo pasarás tumbada en la cama y reposando. Estarás recién operada, y por tanto, los dos o tres días siguientes necesitarás tomarte las cosas con calma. No obstante, es especialmente importante dar pequeños paseos cada poco rato para evitar la formación de trombos.

A partir de la segunda semana y hasta completar el mes, podrás ir incrementando la cantidad, el ritmo, e incluso la intensidad de los paseos, pudiendo caminar también en una cinta en el gimnasio (aún sin correr) o hacer ejercicio en la elíptica (SIN utilizar los brazos).

Durante todo este tiempo, y hasta que pasen 6 semanas desde la intervención, deberemos limitar todo ejercicio en el que utilicemos los brazos o el pecho. Evitaremos la realización de flexiones, de pesas, de ciertas poses de yoga o pilates en las que hay que apoyarse sobre los brazos, la natación, el golf, los deportes de raqueta, etcétera.

¿Por qué esperar 6 semanas?

El motivo de retrasar la introducción de este tipo de ejercicio en nuestra rutina no es otro que la cicatrización. Utilizamos el plano submuscular para realizar los aumentos de pecho a nuestras pacientes, porque nos permite obtener resultados naturales y duraderos de forma segura y predecible. Para introducir el implante bajo el músculo, le tenemos que hacer un bolsillo. Y ese bolsillo tiene que cicatrizar. Al tejido cicatricial que se forma alrededor del implante lo llamamos cápsula, y es simplemente la forma que tiene nuestro cuerpo de aislar un objeto que no reconoce. Esta cápsula se empieza a formar desde el primer día, y nos va a mantener el implante en su sitio. Nuestro objetivo es que se forme de manera que sea indetectable y totalmente adaptada al bolsillo que nosotros te hemos creado en el quirófano.

¿Por qué no debo hacer esfuerzos después de un aumento de pecho?

Si empiezas a hacer ejercicios que contraigan el músculo pectoral antes de tiempo (recuerda que tu prótesis estará debajo), la contracción del músculo sin una cápsula completamente formada que contenga el implante va a empujar la prótesis hacia el lateral. Esto se acentúa aún más si estamos en posición horizontal. Es decir, una flexión o levantar una barra de pesas en un banco horizontal serían de lo “peor” que podríamos introducir antes de tiempo. Limitar este tipo de ejercicio al principio, nos permite que la cápsula que envuelve nuestra prótesis se cree en una posición óptima, minimizando el desplazamiento lateral del implante, y manteniendo el aspecto del escote que hemos conseguido en el quirófano.

¿Cómo debo re-introducir mi rutina de ejercicio tras esas semanas?

Una vez pasado este intervalo de seguridad de 6 semanas, podemos ir introduciendo todo tipo de ejercicios, siempre con sentido común y escuchando a nuestro cuerpo. Si sentimos molestia, deberemos parar e ir haciendo ejercicios de forma más gradual.

Todas estas pautas son susceptibles de cambiar en cada paciente, si llevas asociada una elevación de la mama, o si de forma previa a la cirugía realizabas algún deporte concreto de forma más intensa o profesional

En cualquier caso, nosotros vamos a guiarte durante todo el proceso y vamos a ir indicándote el momento en el que puedes ir realizando los distintos tipos de ejercicio. Todas nuestras pacientes reciben un asesoramiento totalmente personalizado.

Si quieres más información, no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo llamándonos al 915352402, y estaremos encantados de resolver todas sus dudas. Dra. Sara Domínguez Bengoa.