Pasar al contenido principal

Cirugía estética o aceptación de uno mismo

¿Es la búsqueda de la belleza un invento moderno? ¿Puede la cirugía sustituir la falta de autoestima?

mujer mira espejo

La cirugía estética es una de las actividades que más debate provoca en nuestra sociedad. Existen defensores y detractores de la misma. Los detractores de la cirugía estética, argumentan que lo importante es el «interior» de la persona no su aspecto exterior, y argumentan también que hay que quererse y aceptarse tal como uno nació. Estamos de acuerdo en que la personalidad, la formación, el carácter y la calidad humana deben ser los principales referentes a la hora de enjuiciar y calificar a una persona, debería ser la regla básica en el mundo laboral, social y personal. ¿Alguien no está de acuerdo en qué esta debería ser la regla básica?

Pero en la vida real, todos nos saltamos está hipotética regla. En nuestras actividades cotidianas, sociales, laborales y sexuales, buscamos a los más agraciados. A todas y a todos nos atraen las personas más bellas. Existen numerosos estudios científicos que así lo demuestran. ¿Alguien duda de que ser alto o ser guapa, te va ayudar a encontrar trabajo? ¿Alguien piensa realmente que el físico, no es la mayoría de las veces la principal tarjeta de presentación.

Muchos, seguirán argumentando que son la sociedad y la presión mediática la que nos hace olvidarnos de mirar en el interior y centrarnos en el aspecto externo; pero, en realidad la búsqueda de la belleza la llevamos en los genes. Se han hecho estudios que demuestran que los bebes, (libres de toda presión social) se sienten más atraídos por los rostros más bellos. Por tanto aunque la sociedad acentué este comportamiento innato, no podemos luchar contra él. 

Para los más escépticos recomendamos la lectura de dos interesantes libros: “La Ciencia de la Belleza” de Ulrich Reiz (Ed. Destino) y la “Supervivencia de los más Guapos” de Nancy Etcoff Ed. Debate).
Parece claro que ser guapo ayuda a encontrar trabajo. La mayoría de las personas se encuentran en el término medio entre ser feo o ser guapo, una posición que permite moverte con soltura sin destacar en una sociedad competitiva.

La cirugía estética ayuda a muchas personas a ser más atractivos, ayuda a sentirse mejor, a integrarse en el entorno, a tener mayor aceptación por parte de sus semejantes, ayuda a ganar en autoconfianza y en autoestima. Ayuda a superar defectos y complejos; pero no sirve para a aquellos quienes tienen una alteración de su imagen corporal.

Por supuesto que la cirugía estética no es la panacea, no es la solución a todos los males, y muchas veces se utiliza con demasiada frecuencia y por manos poco hábiles. A veces el resultado final puede ser peor….pero esto ya forma parte de otro debate.