Pasar al contenido principal

Cirugía post parto

Recupera tu figura tras el parto

cirugía post parto

Cirugía estética post parto

Cambios en los senos y abdomen

Los cambios más frecuentes en el cuerpo de la mujer tras el embarazo se localizan en las mamas y el abdomen.

Cambios en los senos durante y tras el embarazo

En las mamas, el aumento de volumen durante el embarazo y la lactancia provocan una distensión de la piel y una atrofia de la glándula mamaria posterior que produce una cierta flaccidez en el tejido de la mama. Muchas pacientes consultan porque notan las mamas más vacías después del embarazo. La exploración de la paciente nos dará la información necesaria para saber el tipo de cirugía que podemos ofrecer a la paciente para mejorar el aspecto de las mamas.

Para mejorar el aspecto de las mamas tras el embarazo las opciones más habituales son: el aumento mamario, la elevación de las mamas (mastopexia) asociado o no al uso implantes o el injerto de grasa.

Cambios en el abdomen

El abdomen lógicamente es la parte donde habitualmente se nota más el efecto de los embarazos. La distensión de la pared abdominal produce una separación de la musculatura (diástasis de los músculos rectos anteriores del abdomen) más o menos pronunciada dependiendo del número de embarazos, la edad de la mujer, el tipo de tejido, la complexión o el volumen del abdomen. Son muchos los factores que influyen en que pueda aparecer esta  “diastasis”. Asociada a ella suele haber un exceso de piel y/o grasa que puede eliminarse con el objetivo de mejorar la estética del abdomen. 

El problema no es solo estético sino también funcional, ya que la pérdida de la “faja abdominal” por separación de la musculatura origina cambios en la postura que pueden ocasionar dolores de espalda.La corrección de la diástasis y la eliminación de la piel sobrante se realiza mediante una intervención denominada abdominoplastia. 

Corrección de la cicatriz de la cesárea

Durante la abdominoplastia también corregimos las cicatrices resultantes de la cesárea que se encuentran adheridas o retraídas.

Dr moreno

¿Cuáles son las principales preocupaciones? Dr. Emilio Moreno

La principal preocupación es el abdomen y la segunda son las mamas. El abdomen es la cirugía más directamente relacionada con el posparto. Es una cirugía en la que el abdomen rejuvenece en todos los aspectos: la forma, el grosor y la función.  En esta cirugía se opera la grasa, la piel y la musculatura. No necesitamos invadir la cavidad abdominal, lo que hace que el postoperatorio sea mucho menos molesto y la recuperación más rápida, de una semana a 10 días.

En cuanto a la mama la operación más demandada es el aumento de pecho. Y en las mujeres que han dado a luz y de mamar y sus mamas se han deteriorado tras lactancia, quedándose caídas y grandes se suele realizar una mastopexia o reducción de senos. 

Hay otro grupo, que son las cirugías genitales, tras el daño del parto, cada vez se solicitan más, se interviene para la reconstrucción interna y externa del aparato reproductivo. En estos casos, solemos trabajar mano a mano con ginecólogos.

Concepto Mommy-make-over

Combinamos la reparación de la musculatura abdominal, la eliminación de exceso de piel y la liposucción de las zonas de grasa acumulada en cintura o abdomen, devolviendo a las pacientes el aspecto que tenían antes de sus embarazos. 

Un abdomen deteriorado hace que la columna lumbar trabaje con sobrecarga, hay mala posición. Si tu abdomen está abombado, tu columna está incurvada de más. Cuando nosotros recuperamos la musculatura y el abdomen está recto, automáticamente la columna lumbar adopta una postura mucho más fisiológica y las vértebras se desgastan menos. las molestias van a mejorar, a la hora de hacer cualquier deporte. Hay otro aspecto que es el de las digestiones, el 99,9% nos cuenta que se hinchan a lo largo del día; estas digestiones suelen ser más lentas y pesadas (a veces con acumulación de gases) tras el periodo gestacional, y con la cirugía también se mejora.

Dr varela

¿Por qué se produce el abombamiento y pérdida de fuerza? Dr Varela

El embarazo es una situación fisiológica de la mujer que conlleva muchos cambios (metabólico y  físicos) encaminados a alcanzar un ambiente ideal para el desarrollo del feto durante la gestación, y para proporcionarle los primeros cuidados durante el postparto inicial. Sin duda alguna, una de las regiones anatómicas más deterioradas durante el embarazo es el abdomen.

¿Qué le pasa al abdomen de la mujer durante el embarazo?

Hay tres cambios en el abdomen de una mujer embarazada:

1: La piel sufre un proceso de expansión lenta y progresiva. La capacidad de expansión de la piel es prácticamente ilimitada, sin embargo, la capacidad de retracción cutánea tras el parto es muy reducida. Esto genera flacidez o descolgamientos cutáneos.

2. La pared muscular del abdomen también es una de las “grandes afectadas”. El feto crece, el útero crece, y la pared muscular del abdomen debe permitir este crecimiento. La pared muscular abdominal está formada por un conjunto de músculos de los cuales podemos destacar los rectos abdominales. Los músculos rectos abdominales son dos músculos de gran fortaleza que, en una situación previa a un embarazo, se encuentran posicionados en la línea media del abdomen, en dirección vertical y uno a cada lado del ombligo. Estos músculos actúan como contención del empuje que ejercen los órganos intra-abdominales como los intestinos o el estómago, y ayudan a conseguir un abdomen más o menos plano.

Durante el embarazo, estos músculos se elongan y se separan de la línea media, es decir, se desplazan hacia los lados para que el útero pueda crecer con más libertad. Esto último se conoce como diástasis de rectos. Tras el parto, los rectos abdominales tienden a regresar poco a poco a su posición habitual y a corregir su elongación. Sin embargo, esta corrección espontánea nunca es completa. Son diversos los factores que pueden hacer que la pared muscular se recupere mejor o peor tras un embarazo. Entre ellos, es importante el número de embarazos, la magnitud del aumento del volumen abdominal durante el embarazo (embarazos gemelares), la calidad de los tejidos o el estado de entrenamiento físico previo al embarazo.

3. El tercer elemento que sufre alteraciones durante el embarazo es la grasa. La distribución de la grasa corporal está determinada, en gran medida, por las hormonas, y en el embarazo se producen importantes cambios en los niveles hormonales. Esto hace que el embarazo también ocasione cambios en la distribución de la grasa corporal y genere acúmulos grasos en zonas donde antes no existían.

“Mi abdomen no está plano y además se hincha después de comer” “He perdido fuerza en el abdomen y ahora me duele la zona lumbar”

Muchas pacientes cuentan que antes sus digestiones eran normales pero ahora son muy pesadas y notan que se hinchan, o incluso que ya no tienen la fuerza muscular en el abdomen que tenían antes de los embarazos y que, además, ahora tienen dolor en las vértebras lumbares.

Unos rectos abdominales elongados y separados de la línea media se convierten en una musculatura débil e incapaz de frenar el empuje de todo el contenido intra-abdominal. El resultado es un abdomen abombado y curvo que, en ocasiones, las pacientes lo confunden con la presencia de grasa. Sin embargo, el motivo real de este abombamiento no es la grasa, sino la debilidad muscular. Por el mismo motivo, en ocasiones las digestiones son peores que antes del embarazo. Tras las comidas, el estómago y los intestinos se mueven y se dilatan, aumentando todavía más la sensación de abombamiento e hinchazón abdominal. Por otra parte, una pared muscular débil hace que las pacientes tengan la sensación de haber perdido fuerza en el abdomen y que, un gesto tan común como levantarse de la cama haciendo fuerza únicamente con el abdomen, se convierta en algo molesto e incluso difícil de realizar. Además, si el abdomen está débil, las vértebras lumbares experimentan una mayor carga y adoptan una posición más curva de lo normal que se denomina hiperlordosis lumbar y que, en ocasiones, es dolorosa.

¿Cómo se puede corregir?

Debemos recurrir a la cirugía. Durante la abdominoplastia realizaremos una plicatura de rectos que nos permitirá reparar la elongación y la separación muscular. Además, en la misma cirugía eliminaremos el exceso de piel, y corregiremos los depósitos grasos del abdomen y la cintura si es que existen. Con todo ello, atajaremos los tres problemas antes mencionados: piel, músculos y grasa.

Sara Dominguez Bengoa

Cirugía estética después del embarazo. Dra Sara Domínguez Bengoa

El boom del mommy makeover

Todas las mujeres sufren cambios en su cuerpo, a menudo permanentes, tras el embarazo y la lactancia, que son susceptibles de mejorar con una intervención quirúrgica. Esto conlleva una serie de cirugías combinadas que se conocen con el nombre comercial de “mommy makeover”. “Makeover” es un término anglosajón que significa “renovar”, “remodelar”. Por tanto, estamos hablando de un procedimiento que nos va a permitir restaurar los efectos que la maternidad ha tenido sobre nuestra figura.

El mommy makeover se puede adaptar a las necesidades de cada paciente, por lo que es muy importante que nos transmitas tus objetivos y preocupaciones. Las intervenciones más frecuentes son:

Cirugía mamaria

Los cambios hormonales del embarazo y la lactancia afectan de forma sustancial al relleno, forma y tamaño de las mamas. En muchos casos las pacientes referís una sensación de “mama vacía”, a veces asociada a una mama más caída, sobre todo aquellas mujeres con pechos más grandes. Estos cambios pueden ser solucionados con un aumento de mamas o una elevación con o sin prótesis, en función de tus deseos y el estado de tus pechos. 

Cirugía del abdomen

El abdomen es, para muchas mujeres, la zona de mayor preocupación tras los embarazos. Durante los mismos, se estiran mucho la piel y la musculatura de la pared abdominal. Tras el parto, esto puede derivar en flaccidez cutánea y escasa definición del abdomen. En otras ocasiones la musculatura del abdomen no vuelve a su posición original en la línea media (lo que se conoce como diástasis de rectos). Muchas de vosotras venís contando que, a pesar de hacer dieta y ejercicio, el abdomen sigue abombado, y que, cuando os ponéis vestidos ajustados, la gente os pregunta si estáis embarazadas de nuevo. Este es el efecto de esa diástasis combinada con el estiramiento de la musculatura abdomina. Una abdominoplastia, que implica eliminar el exceso de piel y recentrar la musculatura abdominal, es la solución a este problema.

Liposucción

La liposucción, combinada con la abdominoplastia, es el procedimiento perfecto para conseguir un abdomen plano y definido, y de tratar otras áreas en las que hayas acumulado grasa como consecuencia de los cambios hormonales, como pueden ser las caderas, muslos o rodillas.

¿Es seguro realizar todos los procedimientos en una misma intervención?

Sí, siempre que te hayas recuperado de los embarazos y estés completamente sana. Haremos una valoración exhaustiva de tu historial médico antes de plantearnos la realización de varias intervenciones quirúrgicas combinadas.

¿Cuál es el mejor momento para realizarme un mommy makeover?

El momento adecuado para realizarse este procedimiento es totalmente personal. No obstante, deberás tener en cuenta:

  • Debes estar completamente recuperada del embarazo.
  • Debes haber decidido que no quieres tener más hijos, ya que, un nuevo embarazo tras la intervención, puede comprometer los resultados de la misma.
  • También debes asegurarte de haber alcanzado el peso deseado. Si quieres ganar o perder peso, deberías hacerlo antes de someterte a esta intervención.
  • Si quieres operarte los pechos, deben haber pasado al menos 6 meses desde el fin de la lactancia, ya que hasta este momento no se habrán ido los efectos que las hormonas y la lactancia tienen sobre ellos.
  • Las primeras semanas tras la cirugía, no podrás levantar pesos importantes, por lo que necesitarás ayuda en casa y con el cuidado de los niños.

Y si tengo una cesárea o me han quitado el útero, ¿afectará a mis resultados?

No. Estas cicatrices se encuentran en la parte baja del abdomen, y la cicatriz de abdominoplastia se realiza al mismo nivel. De hecho, muchas mujeres tienen un exceso de piel o grasa sobre esa cicatriz que les molesta, y aprovechamos la intervención para cambiarla por una un poco más baja y más plana.

Isaac Chavero
Última modificación
Martes, Abril 9, 2019
Etiquetas