Pasar al contenido principal

El relleno graso

El cuerpo humano, con el paso del tiempo, va sufriendo modificaciones. En el tejido graso, se produce una disminución de grasa en algunas zonas y acúmulos en otras. En los inicios de la cirugía plástica se inventó la liposucción: la retirada de grasa de zonas selectivas acumuladas para mejorar la forma del cuerpo.

relleno graso

Con el paso de los años, se fue viendo que esta grasa podría ser útil para transferirla a otras zonas que nos interesaran, y así nació el relleno graso. Se denomina lipofilling, lipoestructura o relleno graso a la retirada de grasa de unas zonas para colocación en otras. Todo estos términos se refieren a la colocación de la grasa. Estos procedimientos se pueden hacer con anestesia local, sedación o anestesia general, según las zonas a tratar.

La colocación de grasa en una zona determinada de la superficie corporal nos puede ayudar a mejorar la forma, dar volumen y mejorar sus características. Su uso se ha extendido en la última década por su seguridad, baja morbilidad y su fácil manejo. Esto nos ha permitido ampliar las indicaciones e ir mejorando sus resultados.

Por ello, podemos utilizar las zonas de acúmulos para extraer la grasa y colocarla en otras zonas que nos interese para dar volumen. Se basa en un procedimiento parecido al de liposucción, pero en el que se reutiliza esta grasa extraída en vez de desecharla. Esta grasa se trata ya sea por medio de un procedimiento de centrifugación, decantación o separación de las células grasas del resto de células por medio de filtros.

¿En qué me puede beneficiar el relleno graso?

Los beneficios del relleno graso o regeneración son diferentes y variados según la indicación y la zona anatómica:

  • Aporta Volumen. Las zonas utilizadas frecuentemente son la cara, mamas y glúteos. Estas zonas suelen perder volumen con los años por lo que la grasa puede ser un magnífico relleno. Además, bastantes veces se combina con otras cirugías como son la mastopexia en mamas o la liposucción corporal.

 Últimamente todo se realiza dentro del concepto de la lipoescultura: retirada de grasa en una zona para la colocación en otra. En la cara, se puede poner grasa para dar volumen al tercio medio facial, pómulo, al mentón, suavizar surcos y rejuvenecer las facciones faciales.

  • Promueve la regeneración. Las células madre y factores de crecimiento que llevan los adipocitos (células de grasa) ayudan a mejorar la calidad de la piel, a mejorar cicatrices adheridas o disimular zonas pigmentadas como las ojeras. O también sobre arrugas para mejorar la calidad de la piel. La grasa es emulsionada para obtener la fracción estromal que contiene estas células con dichas propiedades.

¿Es permanente?

Cuando inyectamos la grasa tiene que adaptarse y prender en su nueva zona. Parte de ella, se reabsorbe (alrededor de un 30%) pero el resto, generalmente se mantiene en la zona colocada. Los resultados finales se ven en general a los 2-3 meses de la intervención. A partir de este momento, esta grasa se comportará como el resto de la grasa de la zona donde hemos puesto la grasa,  ya que se trata de grasa propia (autóloga). Además, al tacto, la misma consistencia será la misma que el resto de la zona.

¿Se suele necesitar una segunda intervención?

Como esta grasa tiene que sobrevivir por contacto con las células del tejido receptor, no podemos poner toda la queramos, puesto que la mayor parte no sobreviviría. Por ello, hay situaciones en las que es recomendable realizar varios tiempos de lipoestructura como pueden ser volúmenes importantes en mamas y nalgas.

¿Qué procedimientos te puedes realizar?

Veamos algunos ejemplos para la utilización de lipoestructura:

  • Paciente que quiere realizarse un aumento de volumen en unas mamas pequeñas sin utilizar prótesis de silicona y tiene depósitos en el cuerpo para obtener la grasa suficiente.

  • Paciente que quiere mejorar la zonas de proyección de cara como puede ser el pómulo o surco nasoyugal. Muchas veces, esta cirugía se asocia a la corrección de párpados (blefaroplastia).
  • Paciente que se realiza liposucción de los miembros inferiores y quiere proyección y volumen en glúteo.
  • En zonas cicatriciales umbilicadas, adheridas o defectos de pequeño - mediano tamaño que necesitan relleno, la grasa suele ser un buen complemento.

En resumen, el relleno graso nos ha dado un arma muy potente para el rejuvenecimiento y relleno de muchas zonas corporales como son la cara, mamas y nalgas.

Su fácil extracción y combinación con otros procedimientos nos permite un amplio abanico de tratamientos. Además, puedes utilizar la grasa de una liposucción para ello. Cuando se realiza la lipoestructura hay que contabilizar el porcentaje de grasa que se reabsorberá y si va a ser realizado en varios tiempos. El resultado será estable a partir de los tres meses aproximadamente.