El linfedema es una de las complicaciones más temidas por las pacientes que se someten a una mastectomía o cirugía axilar.

vendaje linfedema

El sistema linfático

El sistema circulatorio linfático es un conjunto de vasos repartidos por la casi totalidad del cuerpo, su misión de reabsorber el excedente de líquido producido en el organismo además de desempeñar una importante labor inmunitaria. Cuando el sistema linfático no funciona adecuadamente se produce el edema.

Los ganglios linfáticos son estaciones dentro del sistema linfático donde se depura el líquido linfático o linfa. La falta de ganglios linfáticos disminuye las defensas y puede provocar el edema porque pueden suponer una interrupción del flujo linfático.

¿Qué es el linfedema post mastectomia?

El edema es una acumulación de líquido en el medio intersticial. Coloquialmente nos referimos a él como hinchazón. Cuando la causa es una mal funcionamiento del sistema linfático se denomina linfedema.

El linfedema postmastectomía está causado por la interrupción o ralentización del flujo linfático del brazo a consecuencia de la radioterapia o linfadectomia (extirpación de los ganglios axilares).

¿Cuándo puede aparecer el linfedema?

El linfedema puede aparecer inmediatamente, tras la cirugía axilar o radioterapia, puede aparecer meses o años después, o no aparecer nunca. A veces existe una causa desencadenante: un pinchazo en el brazo, una pequeña infección, etc.

¿Cómo se detecta?

Cuando se presenta originalmente en las manos suele ser la afectada la que detecta el linfedema, ya que los dedos o el dorso de la mano se hinchan ligera o sustancialmente.

Cuando se presenta: en el brazo, debajo de la axila, sobre el codo o en el antebrazo puede pasar inicialmente inadvertido para la paciente.

Una forma fácil de autodiagnóstico es doblar los codos y ponerlos frente al espejo observando que ambos tengan el mismo volumen y contornos.

Es importante el diagnóstico médico por si existen otras enfermedades o complicaciones asociadas (enfermedades de retorno de venoso, infecciones, etc.)

antes y después del linfedema

La interrupción del flujo linfático puede ocasionar un linfedema

¿Cómo se trata el linfedema?

Afortunadamente la mayoría de los linfedemas tienen tratamiento. Cuanto antes se empiece el tratamiento mayor es la posibilidad de éxito. Con un adecuado tratamiento el miembro afectado puede tener un volumen similar al no afectado.

Los pequeños linfedemas son más fáciles de tratar. En ocasiones la propia paciente con auto-drenaje linfático puede mantenerlo controlado.

El protocolo de tratamiento consiste en: drenaje linfático manual, cinesiterapia (ejercicios de rehabilitación), vendajes o manguitos de contención, kinesiotape y cuidado de la piel.

  1. El drenaje linfatico (DLM) es una técnica manual que logra reabsorber el edema y permite redirigir el liquido acumulado a zonas libres de edema.
  2. Los ejercicios de rehabilitación post mastectomia permiten mantener el tono muscular en el brazo afectado y la movilidad de la articulación
  3. Los vendajes o manguitos de contención son un complemento al DLM y permiten controlar y reducir el edema.
  4. El kinesiotape es una técnica de vendaje con apósitos que permite abrir nuevas vías de drenaje linfático.
  5. La piel debe cuidarse ya que cualquier herida puede provocar una infección que tardará mas tiempo en sanar, pudiéndose agravar el linfedema.
kinesiotape linfedema

El kinesiotape es de gran utilidad en el tratamiento de muchos linfedemas.

Prevención del linfedema

En las siguientes líneas describimos las precauciones que debe tener cualquier mujer con un linfedema postmastectomia o con riesgo de desarrollarlo.

Al hacerse la manicura

Hay que tener extrema precaución al realizarla. Cualquier herida por mínima que sea tarda más tiempo en curar y la posibilidad de infección es alta. Una vez que se produce la infección, existe el riesgo de producirse un linfedema o aumentar el mismo.

Si se realiza la manicura en el brazo afectado. Se deben seguir escrupulosamente las siguientes recomendaciones:

  • No deben producirse heridas.
  • El material se esterilizada antes de cada sesión.
  • Evitar empujar y cortar las cutículas. Se puede producir una infección micótica (por hongos).
  • No utilizar uñas artificiales (porcelana, gel, etc.) Pueden ser una fuente de infección micótica.

Al depilarse…

Las mujeres afectadas de linfedema no se deben depilar a la cera en la axila del brazo afectado, la razón es que tras la depilación se puede producir una foliculitis (infección de los poros de la piel). En una mujer sana la foliculitis no tiene mayores consecuencias y desaparece en pocos días, pero puede ser perjudicial cuando existe riesgo de desarrollar el linfedema.

No es conveniente depilarse con cuchilla por el peligro de infección o de producir pequeños cortes en la piel que edematicen el tejido.

Tampoco es recomendable la depilación eléctrica por que el pinchazo de la aguja puede provocar un microedema y sobrecargar el miembro afectado.

La depilación ideal para estas mujeres es con rasuradora eléctrica, láser o luz pulsada

Al darse masajes...

No se debe dar masaje vigoroso sobre el brazo afectado de linfedema. Estas maniobras pueden edematizar el tejido y lesionar vasos linfáticos.

El drenaje linfático manual siempre está indicado cuando está hecho por un especialista.

Además de las actividades anteriormente descritas debe:

  • Evitar traumatismos, picaduras de insectos y quemaduras.
  • No tomar la tensión ni realizar extracciones de sangre, tampoco deben ponerse inyecciones ni agujas de acupuntura.
  • Evitar el sobrepeso. Las personas obesas tienen más riesgo de desarrollar un edema linfático. Limitar la ingesta de sal.
  • Extremar el cuidado de la piel ya que esta tiene menos defensas.
  • No llevar relojes, pulseras o anillos en el brazo afectado.
  • No llevar excesivo peso sobre el brazo afectado.
  • Utilizar guantes de goma en la cocina o el jardín.
  • Utilizar dedales si se cose.
  • Llevar el bolso en el lado contrario al brazo afectado.
  • Elevar ligeramente el brazo por la noche (colocando una almohada debajo del codo y el antebrazo sobre el pecho).
  • Elevar y apoyar el brazo al estar sentada.
  • Utilizar ropa con mangas anchas y sujetadores sin tirantes que se abrochen en la espalda.
  • Evitar el exceso de calor y de frío. Evitar cambios bruscos de temperatura.
  • No dormir sobre el lado con linfedema.
  • Aplicarse a diario unos minutos de autodrenaje.
  • Realizar ejercicios de movilización del brazo.