Algunas mujeres retrasan o anulan la operación de aumento de pecho por miedo.En dos artículos te contamos los temores más frecuentes en esta cirugía y como vencerlos.

miedo cirugia pecho

Los miedos más frecuentes que tienen las pacientes en el aumento de pecho son:

  1. Anestesia.
  2. Dolor postoperatorio.
  3. Resultado.
  4. Complicaciones postoperatorias.

En este primer artículo nos centramos en el miedo a: la anestesia y el dolor postoperatorio.

1.Tengo miedo a la anestesia general de un aumento de pecho

Quizás el miedo más irracional es a la anestesia general a la que se considera menos segura que la anestesia local, cuando en realidad es todo lo contrario en cirugías mamarias. Algunas pacientes llegan a pensar incluso que es una cirugía de alto riesgo.

Lo peor de todo es que algunas clínicas y cirujanos se aprovechan de este miedo para "vender" cirugías de aumento de pecho con anestesia local, haciendo creer a la paciente que es más segura, cuando tan solo es más barata.

¿Cómo vencer el miedo a la anestesia?

El miedo a la anestesia surge muchas veces del desconocimiento y de la manipulación que hacen algunos cirujanos y/o clínicas. Debes tener una entrevista presencial con el anestesista para resolver todas tus dudas.

La opinión de nuestros cirujanos plásticos

Dr. Martín del Yerro

Dr. Martín del Yerro

Sin ninguna duda la anestesia general es necesaria para llevar a cabo esta cirugía con seguridad clínica y para conseguir buenos resultados.
Nosotros utilizamos anestesia general intravenosa y mascarilla laringea que es muy segura y no hace falta recurrir a anestesias profundas, las cuales tienen una peor tolerancia y un postoperatorio más largo.
La anestesia local y sedación son arriesgadas y peligrosas para esta cirugía. Se requiere de una gran dosis de anestesia local y de una sedación excesivamente profunda. Además la aplicación de la anestesia local en el tejido mamario y muscular dificulta realizar la cirugía con precisión y seguridad.

Dr Moreno

Dr. Emilio Moreno

Con una anestesia general se controla de una forma precisa la dosis de anestesia que pasa al torrente circulatorio y el control de la paciente en lo que se refiere a respiración con constante vitales se realiza de forma exhaustiva y durante toda la intervención. Sin embargo con una anestesia local no controlamos de una manera tan exacta la cantidad de la misma que pasa al torrente circulatorio y además al no estar la paciente en una ventilación controlada un pico de anestésico en sangre podría dar lugar a una depresión respiratoria. Por otro lado, para poner unos implantes submusculares, la dosis de anestésico local que hay que utilizar es bastante grande. Hay que abandonar el mito de que la anestesia local es más segura.

Dr Ignacio Sanz

Dr. Ignacio Sanz

Nuestros anestesistas disponen de un dispositivo denominado BIS índice biespectral) que mediante un algoritmo mide la actividad cerebral del paciente y eso permite al anestesiólogo, medir de forma precisa la cantidad de anestesia que necesita el paciente y por tanto este recibe la dosis justa que necesita. Esto permite además un fácil despertar.

2. Dolor postoperatorio

El segundo temor más extendido es el miedo al dolor en el postoperatorio. Este miedo surge de la experiencia de muchas pacientes operadas en franquicias y clínicas low cost o con cirujanos con poca experiencia o destreza.

Este miedo se multiplica cuando la opción elegida es la colocación del implante en posición submuscular.

Pero son miedos infundados. Nosotros hacemos una cirugía muy cuidadosa, respetando los tejidos y además todas nuestras pacientes reciben un tratamiento de fisioterapia específico que elimina o reduce las molestias en el postoperatorio.

Dr Moreno

Dr. Emilio Moreno

Una mamoplastia de aumento no tiene por qué ser una intervención dolorosa. Lo que se suele experimentar, sobre todo durante los 3 primeros días, son agujetas en el músculo pectoral y una sensación de presión en el tórax. Por lo general, son molestias que empiezan a remitir pasados tres días. El mismo día de la intervención se pueden mover los brazos con normalidad para comer, vestirse, asearse… 

Se suele poder conducir a los 3-4 días de la operación y hacer vida totalmente normal en 7 días, incluso trabajar, “siempre que no sea un trabajo físico”. Para hacer deporte hay que esperar en torno a unas 4 semanas. Y a partir de ese momento hay que reanudar la actividad deportiva de forma progresiva.

Testimonio real: Miedo y aumento de senos

Una de nuestras pacientes nos cuenta su opinión y testimonio sobre esta cirugía:

Desde que decidí operarme el pecho no paraba de mirar páginas en internet acerca de las experiencias de otras chicas. Esa búsqueda insaciable, acompañada de un miedo atroz por los quirófanos, hacía que no pudiera acabar de decidirme cien por cien a hacer algo que en realidad llevaba queriendo hacer desde mi adolescencia. 

Finalmente, y tras mucho meditarlo, pedí cita en la consulta de Martín del Yerro para pedir información. ¡Se acabaron los foros y las opiniones sesgadas!: quería hablar cara a cara con un cirujano -en este caso cirujana, la Dra. Verónica Fernández-, que me explicara a fondo en qué consistía eso de la anestesia, las prótesis y el bisturí. 

Y así, finalmente, mis dudas se disiparon. Fui preguntando todas y cada una de las cuestiones que rondaban mi cabeza, como por ejemplo, si la lactancia y la mamoplastia eran compatibles, si se perdía sensibilidad o qué ocurría con las prótesis al paso del tiempo.

Otro de los miedos que tenía era saber si escogería bien la talla que ponerme. Durante las semanas antes de la operación no puedes parar de imaginar cómo va a cambiar tu cuerpo, y la respuesta es sencilla: no se puede imaginar. En las consultas previas a la intervención te ponen unos «probadores» donde simulan el resultado final en camiseta. Desde mi experiencia, lo mejor es describir muy bien qué quieres y dejar que te asesoren, ya que aunque podamos pensar que la cirugía puede cambiar todo, cada cuerpo tiene unas características y unos límites diferentes. El cirujano es un médico, y te asesora desde una multitud de variables inimaginables para que el resultado sea lo más natural posible y no conlleve ningún tipo de riesgo para la salud. Conforme la doctora me iba resolviendo dudas, más tranquilidad me transmitía. Así que salí de allí decidida, y tras un par de consultas más, en menos de un mes ya tenía la cita con el quirófano. 

Me operé en el hospital Quirón, y a decir verdad, pasé por la operación como si nada. Al salir sólo estaba deseando levantarme y ver cómo me quedaba. Lo más incómodo son los drenajes y la vía, pero estaba tan emocionada que el pecho no me dolía. En 24 horas te dan el alta y puedes estar en tu casa. Del postoperatorio recuerdo como algo horrible la postura al dormir: hay que dormir con el pecho hacia arriba, y yo dormía bocabajo, por lo que tuve que cambiar mis hábitos nocturnos. Las molestias son muy parecidas a las agujetas, y son más acuciantes cuando cambias de postura o te levantas de la cama. Aa partir del décimo empecé a sentir cada vez menos molestias, hasta ser prácticamente imperceptibles a los quince días.

Las curas de las cicatrices son sencillas y las puede hacer uno mismo, pero siempre es mejor tener a alguien que te ayude a realizarlas. En mi caso cicatrizaron muy rápido, y son apenas perceptibles, pues la doctora Fernández hizo un corte muy limpio y preciso. En cuanto a la sensibilidad de los pezones siempre fue la misma, no cambió. Había leído muchas teorías acerca de esto, y sin embargo, nada de lo que había visto se ajustaba a mi experiencia. Al principio la zona baja del pecho la sientes dormida, pero según van pasando los meses recuperas toda la sensibilidad. Cada día que pasa noto cómo el pecho se va asentando, la hinchazón poco a poco se disipa y la forma de la mama se torna más natural.

Cuatro meses después sólo puedo decir que estoy encantada, que tomé una buena decisión y que volvería a tomarla mil veces más. El resultado es completamente natural y acorde a mi figura, que era justo lo que buscaba. Pero sobretodo, nada como armarse de valor, dejar a un lado los foros y opiniones de internet -¡incluida esta!- e ir a la consulta a salir de dudas. 😊

Etiquetas Mamoplastia