La cirugía genital femenina resuelve los problemas de autoestima y da seguridad a la mujer en sus relaciones íntimas.

ninfoplastia

Cirugía genital femenina

ninfoplastia
Imágenes del artículo: Denis Zilber

La vulva o genitales externos de la mujer están formados por dos pares de labios: mayores y menores.

  • Los labios mayores son los más externos, su superficie es de piel y tienen vello. Los labios menores son más internos, más pequeños y suelen estar total o parcialmente cubiertos por los labios mayores.
  • Los labios menores no están cubiertos por piel sino por una semi-mucosa que suele mantenerse con cierto grado de humedad y no tiene vello. Los labios menores, de menor tamaño que los mayores, quedan ocultos debajo de estos y ello conforma una vulva estéticamente natural y desde el punto de vista funcional permite una adecuada higiene y comodidad. Esta conformación permite además que durante las relaciones sexuales la penetración del pene en la vagina se realice de manera más fácil y lubricada.

En algunas ocasiones los labios menores se desarrollan en exceso durante la pubertad y sobresalen, haciéndose muy visibles, esto es lo que se denomina hipertrofia de labios menores. Esta hipertrofia puede ser muy grande y alcanzar hasta 10 cm de labio visible. La hipertrofia de labios menores puede resultar inestética para la mujer, generando falta de seguridad en sí misma y pérdida de autoestima. Esto conlleva inhibiciones relacionadas con la actividad sexual. La mujer puede evitar las relaciones sexuales y/o no lograr disfrutar plenamente de ellas, por razones emocionales además de funcionales. Además, la hipertrofia de labios menores puede ocasionar molestias por desecación de la mucosa, o traumatismos constantes e incomodidad al vestir ropas ajustadas, compresas o al practicar algunos deportes como la bicicleta. 

La hipertrofia de labios menores no siempre se produce durante la pubertad, a veces se hace más patente después de los partos. La dilatación de la vulva hace que los tejidos de la misma se den de sí y luego queden con una redundancia que hace que los labios menores sobresalgan entre los mayores. De igual forma que la hipertrofia puberal, ésta produce también sentimientos de inseguridad, por considerar la vulva inestética y problemas de higiene o comodidad similares a los que hemos comentado.

Ninfoplastia: reducción quirúrgica de los labios menores

La ninfoplastia consiste en una operación quirúrgica para disminuir el tamaño de los labios menores exageradamente grandes (hipertróficos). Normalmente es la longitud vertical o altura, la que es excesiva y la que provoca que sobresalgan entre los mayores. Es muy importante que la reducción se realice con un criterio funcional y estético. No solo hay que reducir la altura del labio para que no moleste o provoque irritaciones en la vulva, sino que se debe remodelar para que estéticamente quede natural y sin cicatrices visibles.

Se trata de una intervención relativamente sencilla y se puede practicar bajo anestesia local y sedación. Se realiza en un quirófano pero la paciente puede volver a su casa el mismo día. La recuperación es rápida y el postoperatorio nada doloroso. La intervención debe programarse justo después de la menstruación para disponer de varios días después sin sangrados y con mayor facilidad para la higiene de la zona operada. Recomendamos mantener una compresa con una braga cómoda, que no apriete demasiado y una higiene mediante lavados frecuentes con un jabón suave antiséptico, durante una semana o diez días. Es conveniente no mantener relaciones sexuales con coito de una 2 a 3 semanas. 

Rejuvenecimiento vaginal

El envejecimiento de la vulva puede suponer también una alteración de la forma estética y funcional. Cuando llega la menopausia, los labios mayores experimentan una disminución de la grasa subcutánea y por tanto una pérdida de volumen. Esto, asociado a las dilataciones de partos anteriores que han dado de sí la piel, produce un aspecto envejecido, fláccido y atrófico. En ocasiones los labios mayores se atrofian tanto que dejan al descubierto los labios menores provocando los mismos síntomas que la hipertrofia descrita anteriormente.

El tratamiento del envejecimiento de la vulva es también quirúrgico y sencillo. En estos casos lo que predomina es la atrofia de los labios mayores, que quedan flácidos por efecto de la perdida de volumen. Se realiza una infiltración de grasa, tomada de la misma paciente. Esta intervención se realiza con anestesia local y sedación. Se extrae grasa mediante una pequeña liposucción del abdomen o de los flancos o cartucheras, y después se infiltra en los labios mayores. Así conseguimos un aumento del volumen de los labios mayores, dándoles una mayor turgencia y un aspecto más joven y estético. El postoperatorio es muy fácil y cómodo ya que no hay heridas ni suturas.  

Las cirugías íntimas femeninas pueden realizarse conjuntamente con otras intervenciones de cirugía estética como: cirugía estética facialcirugía estética corporal o cirugía estética mamaria.

Etiquetas Cirugía genital