Pasar al contenido principal

¿Qué comer antes y después de la cirugía?

Una dieta sana te ayudará a afrontar la cirugía y a recuperarte mejor. Consúltanos en caso de duda.

comida cirugia estética

Alimentación y cirugía estética

En líneas generales no es necesario realizar variaciones en la dieta habitual antes y después de una operación de cirugía estética. Tan solo tienes que tener una alimentación sana y variada y prescindir del alcohol.

¿Qué comer antes de la cirugía?

Los días que preceden a la cirugía, se debe hacer una alimentación sana, disminuyendo el consumo de alcohol, y tomando abundante fruta y verdura. También es aconsejable los hidratos de carbono de fácil asimilación (arroz y pasta) y las proteínas (carne, pescado, huevo…) 

Si eres una persona obesa y te quieres someter a una liposucción, abdominoplastia o reducción de mama es posible que te aconsejemos seguir un régimen de adelgazamiento unos meses antes de la intervención. Normalmente el objetivo de las intervenciones de cirugía estética es mejorar el contorno corporal no perder peso. La recuperación es más rápida y con menos riesgo de complicaciones cuando no hay exceso de peso. 

Precaución con las plantas medicinales y los suplementos alimenticios

Algunas personas toman habitualmente plantas medicinales como el Ginko Bilova, suplementos de ajo, o la hierba de San Juan, estas plantas pueden interferir con la anestesia o con medicinas convencionales utilizadas en el postoperatorio.  Si estas tomando algún tipo de planta medicinal o suplemento alimenticio debes comunicarlo antes de la intervención al anestesista ya que algunas de estas plantas pueden interferir con los medicamentos utilizados en la anestesia.

Como norma general, el día antes de la cirugía la alimentación será ligera, de fácil digestión. Procura cenar al menos 2 horas antes de acostarte, evitando comidas muy grasas. Prescinde del alcohol y del café. Sigue los consejos de tu cirujano.

Recuerda que si te operas con anestesia general debes acudir en ayunas no puedes comer ni beber nada las horas que preceden a la intervención. 

La fruta, sobre todo si es rica en Vitamina C, favorece la formación de colágeno, necesario para la recuperación posterior, aumenta la energía y favorece la cicatrización.

Si quieres tomar algún suplemento de vitaminas o complementos homeopáticos o variar tu alimentación, debes consultárnoslo. 

¿Qué comer después de la cirugía?

En líneas generales después de una intervención quirúrgica la alimentación debe contener principalmente; hidratos de carbono de fácil asimilación (arroz, pasta) y proteínas (carne, pescado, huevos). Los hidratos de carbono proporcionan la energía necesaria para la reparación y las proteínas, la materia prima. Debes tomar abundante fruta y verdura. 
Es importante la ingesta de líquidos, agua, zumos (no azucarados) e infusiones. Si la orina tras la intervención es densa y amarilla debemos aumentar la ingesta de líquidos hasta que la orina sea clara. 

Tras la cirugía los pacientes deben tomar antibióticos para prevenir infecciones. Los antibióticos alteran la flora intestinal. Tomar yogur; en especial los enriquecidos con Lactobacillus o bifidobacterias pueden ayudar a regenerar la flora bacteriana intestinal dañada por los antibióticos, además de estimular el sistema inmunitario. 

Recomendaciones específicas para algunas intervenciones

Tras la abdominoplastia hay que evitar comidas que provoquen gases, ya que la distensión del abdomen producida puede causar molestias. Las infusiones de hinojo o manzanilla con anís, pueden aliviar los gases. Es conveniente realizar varias comidas ligeras al día. Es frecuente que los pacientes intervenidos de abdominoplastia, debido a la presión inicial que provoca la plicatura del recto abdominal sobre el estomago, se sacien antes comiendo.

Después de la liposucción se aconseja realizar comidas pobres en grasas con el fin de evitar que los adipositos (células que almacenan la grasa) que quedan tras la intervención se hipertrofien (se agranden). Recordemos que en los adultos las células grasas no se reproducen pero si pueden hipertrofiarse. Una dieta adecuada acompañada de ejercicio físico mejora los resultados de la intervención.

Tras el lifting facial o en la cirugía de implantes de pómulo y mentón los primeros días puede costar masticar o abrir la boca; es recomendable comer alimentos blandos como la pasta, sopas o purés.