Pasar al contenido principal

¿Se puede adelgazar con una liposucción?

La liposucción es una de las cirugías estéticas más demandadas por los pacientes y, a la vez, una de las que más mitos o falsas creencias han generado a lo largo del tiempo. En el último año y según estadísticas de la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE), la liposucción ha sido la segunda cirugía más realizada en nuestro país tras el aumento de pecho.

adelgazar con la liposucción

¿Vas a perder peso con una liposucción?

Una de las creencias erróneas más clásicas y extendidas en torno a la liposucción es entender esta cirugía como un método “fácil” para perder peso. Nada más lejos de la realidad. El objetivo principal de una liposucción es reducir o eliminar aquellos acúmulos de grasa localizados que son difícilmente corregibles mediante otros métodos como la dieta o el ejercicio físico. Es decir, la liposucción busca mejorar el contorno corporal, habitualmente la zona de la cintura, el abdomen, las cartucheras o los muslos. Esta mejoría en el contorno corporal es evidente cuando el paciente se mira al espejo, sin embargo, tiene poca o nula traducción cuando se sube a la báscula.

La liposucción normalmente permite reducir alguna talla de pantalón o, al menos, que la talla habitual quede más holgada. Sin embargo, no tiene por qué existir un cambio notable en cuanto a reducción de kilogramos de peso. Esto es debido a que la grasa tiene una densidad relativamente baja en comparación con otros tejidos como por ejemplo el músculo, lo que significa que para reducir una determinada cantidad de peso es necesario reducir mucho volumen de grasa. Por todo ello, adelgazar no debe ser el objetivo de ninguna liposucción, sino reducir la grasa localizada y con ello mejorar y armonizar el contorno del cuerpo. La liposucción debe ser una técnica de remodelación corporal, no de adelgazamiento.

¿Es la liposucción una cirugía adecuada para todo el mundo?

Es importante que el paciente que busca una liposucción haya adoptado previamente un estilo de vida saludable que incluya una dieta variada y equilibrada, así como una actividad física regular preferiblemente aeróbica. Es evidente que el ritmo de vida actual dificulta en ocasiones la realización de deporte y el seguimiento de una alimentación sana. También es cierto que, entre ser maratoniano y ser totalmente sedentario, hay un punto intermedio. Es decir, la liposucción está indicada en pacientes sin sobrepeso y con un hábito de vida saludable que quieren eliminar esos depósitos grasos que de otra forma no se pueden eliminar.

¿Debes continuar con dieta toda la vida?

Tras la realización de la cirugía y la extirpación de la grasa, el estilo de vida no debe cambiar con el objetivo de mantener el resultado alcanzado con la liposucción. Es cierto que el adipocito o la célula grasa del adulto no tiene capacidad de dividirse. Esto significa que el número de adipocitos es constante en el ser humano y, por tanto, los aumentos del volumen corporal o del peso no se deben al incremento del número de células sino al aumento de su volumen. Esto implica que las células grasas eliminadas durante la liposucción no se volverán a reproducir ni a regenerar. Sin embargo, sí es posible que las células grasas restantes en las zonas intervenidas, así como las células grasas de otras localizaciones incrementen su volumen si descuidamos los buenos hábitos de alimentación y actividad física, lo que se traduciría en un empeoramiento del resultado de la liposucción a largo plazo.

En Martín del Yerro Cirujanos Plásticos somos expertos en la realización de liposucciones y en el control postoperatorio de los pacientes. Si estás pensando en una liposucción, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través del mail info@yerro.com o en el teléfono 915352402.