Pasar al contenido principal

Testimonios de mama tuberosa

Testimonios de nuestras pacientes sobre la mama tuberosa

testimonio mama tuberosa

Solo los mejores cirujanos saben resolver las mamas tuberosas. Tras dos operaciones tuve la suerte de acudir a vuestra clínica y conocer al Dr Emilio Moreno y gracias a él resolver este problema, algo que pensaba imposible tras mis malas experiencias.
Muchas gracias, sois grandes profesionales. Clara

Operarme de mama tuberosa ha sido un cambio muy importante en mi vida. Ha marcado un antes y un después. Por fin he superado mi gran complejo, por eso aconsejo y animo a todas las chicas con el mismo problema, si tienen la oportunidad se operen con el Dr. Martín del yerro. L.M.

El pecho es una parte muy importante en una mujer, es muy común que las mujeres no estemos conformes con nuestro pecho. Normalmente el tamaño es la principal preocupación. Pero en mi caso no era tanto el tamaño como la forma. Desde qué mi pecho desarrolló sabía que no era normal, que tenía un problema. Al ser tan joven lo único que haces es intentar ocultarlo y eso te genera inseguridades y complejos. Para mi fue muy difícil expresar que me pasaba, explicar el problema  porque eso significaba tener que mostrarlos y eso era algo impensable para mi, hasta a mi propia madre o amigas más íntimas.

Sabía que la solución al problema era operarme pero no contaba con el apoyo suficiente al ser tan joven y al no explicar el problema en sí, nadie lo entendía, se pensaban que era solo una cuestión de tamaño y punto. Entonces asumí que tendría que esperar a poder pagarme yo la operación. A los 22 años decidí que no podía aguantar ni un año más así y empecé a buscar cirujanos e investigar más en mi problema. Entonces descubrí que tenía pechos tuberosos o con defecto en la base de implantación como prefiere llamarlo el Dr.Martin del Yerro. Investigue durante 3 meses que tipo de  prótesis necesitaba,la cirugía utilizada, el postoperatorio...finalmente me decidí por 3 cirujanos, la primera consulta no me convenció y la segunda no me daba la seguridad que necesita. El tercer cirujano era el Dr. Martín del Yerro que después de tanta investigación era el que más confianza me daba, después de pasar consulta con él no mire más. Estaba decidida, me operaria con él.

Todo el proceso pre- operatorio en cuestión de dudas, miedos que surgen antes de la operación, el doctor me las resolvió siempre con una sonrisa, me dio la confianza que necesitaba. En cuestión de un mes desde la primera consulta me opere. 

El temido postoperatorio fue estupendo me recupere en cuestión de 2 semanas,había vida normal y al mes empezó a practicar deporte que era algo que me preocupaba. Sin ningún tipo de molestia.  

Actualmente practico boxeo y crossfit sin ningún tipo de problema.En definitiva, operarme ha sido un cambio muy importante en mi vida. A marcado un antes y un después. Por fin he superado mi gran complejo, por eso aconsejo y ánimo a todas las chicas con el mismo problema sí tienen la oportunidad se operen con el Dr. Martín del yerro.

No sé por dónde empezar, ni tampoco cómo explicar lo que para mí, y mi familia, ha supuesto esta intervención. Aunque, como mucha gente dice: “empieza por el principio”. Y ese comienzo estaba marcado por un sentimiento de total escepticismo:

Cuando llegué a la consulta del Dr. Emilio Moreno, cuando me senté delante de él, le pregunté: ¿seguro que vas a solucionar mi problema? Su respuesta fue afirmativa. Pero, otra vez pregunté ¿seguro que vas a dejar mis mamas –horriblemente tuberosas- como la de una mujer normal? Y nuevamente lo hice cuando estaba explorándome.

Entre nerviosa y angustiada, le comenté que la suya, si se producía, era ya la tercera operación. Las dos anteriores habían sido un desastre. En ambas, pretendían solucionar el problema poniéndome, simplemente, unas prótesis.

Tengo que decir que la seguridad que me mostraba el doctor ante el buen resultado que iba a tener su intervención me provocaba una cierta incertidumbre, incluso llegué a pensar que, con su actitud, estaba siendo demasiado optimista. ¡Nada que ver con la realidad! Me operó el pasado 6 de junio, un lunes que siempre recordaré, como saben aquellas mujeres que han pasado por esta experiencia: por primera vez me sentí una mujer.

En resumen, me gustaría tener esas palabras que pudieran expresar con todos sus matices lo que esta intervención ha supuesto para mí. Frases como que ‘me ha cambiado la vida’ no son suficientes para decir lo que siento.

Hasta ese lunes del mes de junio habían pasado muchos años en los que mi vida estaba marcada, primero, por un complejo que me impedía llevar a cabo una vida ‘normal’, y, segundo, por una gran frustración; esa situación de impotencia que te queda después de dos operaciones que me hicieron pensar que mi problema -esa maldita malformación de mis mamas me acompañaría toda la vida.

Doctor, Emilio, nunca podré agradecerte lo suficiente lo que has hecho por mí.

Categorías generales (Relacionados)