La Cirugía Estética me permite modificar la forma del cuerpo; las personas que recurren a mi desean un cambio para mejorar su aspecto y la imagen corporal de sí mismos.

José Luís Martín del Yerro
Martín del Yerro

Mi visión de la Cirugía Estética

Entiendo y practico la cirugía estética en la búsqueda de las proporciones naturales y de la armonía corporal. Huyo de las operaciones exageradas o desproporcionadas, que dejan un aspecto artificial.

En la cirugía del pecho consigo una mama equilibrada y con forma natural, que mantiene la armonía con el torso y el resto del cuerpo. Nunca utilizo volúmenes exagerados con aspecto de globos en el escote, porque me parece que rompen la estética natural de la mujer, su elegancia y la convierten en vulgar.

La cirugía del rejuvenecimiento de la cara debe ser eso, “un rejuvenecimiento”; y no un estiramiento o planchado de la piel que deje una cara extraña e inexpresiva. Los rellenos de pómulos o de labios deben buscar la compensación de una falta o perdida de volumen, pero no el sobrellenado que tan frecuentemente se ve.

La rinoplastia es para mi una cirugía que no debe dejar ningún “rastro”. La nariz mejor operada y mas bonita es la que no llama la atención, que pasa desapercibida. Modifico la nariz para corregir los defectos o desproporciones que tiene, para armonizarla con la cara del paciente. Me parece un error pretender hacer narices con un modelo, ya que muchas veces lo que se encuentra al final es un pegote en la cara, con un aspecto raro o postquirúrgico.  

La relación entre el paciente y cirujano plástico debe mantener una gran confianza,  para llegar a comprender bien los deseos de uno y las capacidades del otro. Explicar bien las cosas y comprenderse bien mutuamente, con complicidad y compromiso en la ejecución del tratamiento es una garantía de satisfacción al final del proceso.