mama tuberosa

Tendrás unos senos con forma normal

Si crees que tu pecho no es normal o tiene una forma rara, es posible que tengas unas mamas tuberosas.

¿Qué es la mama tuberosa?

El pecho tuberoso o tubular es un seno con forma de tubo o cono, en vez de de redondeada y con mucha separación entre ambas mamas. Además las areolas suelen ser grandes y existe una falta de desarrollo en la parte inferior.

La mama tuberosa, es el tipo más frecuente de una serie de malformaciones o deformidad de la mama, conocidas en conjunto como anomalías de la base de implantación.

Características de la mama tuberosa

Aunque existen muchos tipos de mamas tuberosas, en general tienen las siguientes características:

  • Forma cónica  (o "picuda") y no redondeada del pecho.
  • Demasiada separación entre ambas mamas. 
  • Falta de crecimiento o desarrollo de la parte inferior e interna de lo senos.
  • Areolas grandes y dilatadas.
  • Es frecuente la asimetría entre ambas mamas.
Mama tuberosa antes

Antes de la cirugía.

 

Mama tuberosa después

Después de la cirugía.

Dr. Martín del Yerro

¿Es frecuente la mama tuberosa? Dr. Martín del Yerro

La mama tuberosa es una deformidad del desarrollo del seno en el cual este tiene un aspecto estéticamente feo y poco atractivo teniendo en cuenta los cánones de belleza de la mama. Desde el punto de vista funcional la mama puede lactar normalmente. En la raza caucásica entre el 3 y 5 % de las mujeres tiene un tipo de mama tuberosa. Ello hace que estas mujeres vean que no es normal su pecho y eso genera una serie de trastornos de imagen corporal, con retraimiento y dificultad para enseñarlas, etc. 

¿Cómo se forma el pecho tuberoso?

La malformación del pecho tuberoso se produce durante su desarrollo. El crecimiento del pecho en vez de producirse en redondo, se realiza solo hacia adelante desde la propia areola, sin abarcar la parte del medio e inferior de la mama. El desarrollo de las mamas a partir de esta base de implantación deficiente, ocasiona que estas no puedan crecer adecuadamente y que su aspecto al final del desarrollo, sea el de unas mamas demasiado separadas, con un polo inferior corto y con una forma, en mayor o menor medida, “tubular” y muchas veces caídas hacia abajo. 

Desde un punto de vista médico, la causa es un aumento de la densidad del tejido mamario y subcutáneo, en el surco submamario, formándose una banda de constricción o brida, que impide el normal desarrollo de la mama y la obliga a crecer hacia adelante.

Explicado de forma más simple; la mama tuberosa es una mama que se desarrolla solo hacia adelante a partir de la propia areola, en vez de desarrollarse como un pecho "normal" hacia abajo y hacia los lados.

En un alto porcentaje de casos, estas mamas son además asimétricas, siendo en una mama la anomalía más acusada que en la otra y/o existiendo diferencias de volumen. En algunas ocasiones solo una mama presenta la anomalía y la otra tiene un aspecto normal.

Para poder corregir la mama tuberosa, es fundamental haberlas diagnosticado correctamente, lo cual puede no ocurrir cuando el defecto es muy leve, y conducirá a un mal resultado postoperatorio.

Muchas de las mujeres que nos consultan para un aumento de pecho o mastopexia tienen una mama tubular sin saberlo

Fotografías de antes y después de mamas tuberosas operadas

Mamas tuberosas operadas en el Hospital Quirón de Madrid.

Clasificación de la mamas tuberosas. Grados

Grado I: Falta de desarrollo en la parte inferior e interna.
Grado II: Falta de desarrollo en la parte inferior, interna y externa.
Grado III: Igual que el grado II y además dilatación areolar y distancia pezón-surco muy corta.
Grado IV: El grado más severo. Igual que el III y además prolapso y dilatación areolar y falta de desarrollo de los polos inferiores.

Todos los grados de mama tuberosa tienen solución quirúrgica si bien los procedimientos quirúrgicos pueden ser diferentes.

Más información sobre los diferentes tipos de mama tuberosa y su cirugía de remodelación.

Objetivos de la cirugía

La operación más realizada para la corrección de la mama tuberosa es el desplegamiento o técnica de Puckett. Con esta y otras técnicas conseguimos

  1. Eliminar su forma cónica o de tubo, cambiándola por una forma más redondeada.
  2. Dar volumen adicional al pecho en las zonas que faltan. 
  3. Corregir y/o reducir el aspecto de la areola.

Con la técnica de Puckett realizamos una remodelación glandular que comienza con la reducción del diámetro de la areola y continua con la fragmentación de la banda de constricción (causante de la mama tuberosa) o brida en el polo inferior de la mama. Después una vez liberada la brida, la glándula mamaría se reparte hacia afuera y hacia abajo. Además hay que "sujetar" la areola (ya que es muy laxa) mediante una sutura circular permanente

Explicado en términos coloquiales, debemos romper o cortar el tejido causante de la malformación para poder repartir la glándula mamaria, ya liberada, en todas las direcciones.

Esta técnica ha sido revisada y mejorada por nuestro equipo de cirujanos plásticos.

Con implantes mamarios o grasa propia

Para dar más volumen, especialmente en el polo inferior, podemos utilizar implantes mamarios o autoinjertos de grasa (lipotransferencia).

En caso de utilizar implantes, estos serán de forma anatómica porque nos ayuda a lograr un resultado más natural. Además, en la mama tuberosa el implante anatómico cumple un papel fundamental en la expansión del polo inferior de la mama, que es clave en la remodelación de este tipo de mamas.

En los casos en que estas mamas, además, sean asimétricas, tendremos que realizar diversas técnicas y utilizar prótesis de diferentes dimensiones en cada mama o transferencias de grasa, para obtener la simetría.

La cirugía de corrección de la mama tubular se realiza bajo anestesia general en el Hospital Quirón de Madrid. Para tu control y seguridad pasarás una noche ingresada.

Resultado de la cirugía

La corrección quirúrgica de la mama tuberosa debe ser realizada por cirujanos plásticos bien entrenados en el diagnóstico de todos los defectos de la mama y con mucha experiencia quirúrgica, para abordar con éxito el remodelado mamario que exige la mama tubular. Con una técnica correcta en una sola intervención se soluciona y remodela el seno tuberoso.

El resultado es evidente desde el primer momento con un seno de forma redondeada, pero el resultado final lo obtenemos a partir de los 6 meses.

La remodelación de la mama tuberosa además de un beneficio estético, incrementa la autoestima y  la seguridad en si mismas  de la paciente; lo que se refleja en todos los aspectos de su vida diaria. 

Dr Ignacio Sanz

¿Cuándo se obtiene el resultado final? Dr. Ignacio Sanz

Hay que hacer un diagnóstico y tratamiento correcto de las distintas  anomalías que presentan estas mamas: brida situada a nivel del surco submamario, habitualmente reducir el tamaño de la areolas y realizar maniobras encaminadas a mejorar el exceso de conicidad. Técnicamente es una cirugía compleja que requiere una disección muy cuidadosa de la piel del polo inferior de la mama, localización de la brida para dejarla pegada al suelo del bolsillo y realizar un preciso desplegamiento glandular para evitar la aparición del doble surco y un polo inferior mamario excesivamente plano.

En este tipo de mama realizar un aumento convencional conlleva a un resultado estético muy deficiente.

Debido al escaso desarrollo de la mama en el polo inferior y la habitual tensión de la piel que este tipo de mamas presenta el resultado definitivo de la cirugía se obtiene más tarde que en un aumento normal y la completa expansión y la forma definitiva no se suele alcanzar hasta lo 6 meses.

Video

¿Como se corrige la mama tuberosa?

(sin escenas de quirófano)

Segundas cirugías y corrección de secuelas

Cuando no se realiza bien la corrección de la mama tuberosa es frecuente la aparición de secuelas como: el doble surco o la dilatación de la areola. Si ya estás operada de mama tuberosa y el resultado no fue bueno, podemos realizar una cirugía secundaria de remodelación. Más información y casos reales en segundas cirugías.

Dr Emilio Moreno

Novedades en la operación. Dr. Emilio Moreno

Las novedades más importantes que aportamos son:

  1. Corrección con grasa de la paciente

  2. Mejoras en la remodelación o “desplegamiento” de la glándula mamaria.

1. Corrección y remodelado de la grasa (sin implantes mamarios)

El lipofilling o lipotransferencia puede realizarse en pacientes que  no desean aumentar mucho o nada el tamaño de las mamas y que tienen en alguna zona de su cuerpo la grasa suficiente para su extracción. Realizamos en primer lugar una reducción del diámetro de la areola y corrección de su forma o “herniación”. Tras esto procedemos a remodelar la mama con la grasa previamente extraída. La ultima parte es la sección de la brida de constricción mediante un instrumento, que permite liberar la piel del surco submamario original. Es una corrección definitiva del problema y de la forma de la mama.

2. Mejoras en el desplegamiento de la glándula mamaria

Hemos añadido al desplegamiento clásico de la glándula (técnica de Pukett) otro  lateral que consigue un colgajo glandular, mucho mas homogéneo en su grosor y que nos cubre muy bien ademas del polo inferior de la mama, las zonas internas y laterales. Con esto conseguimos una parte inferior de la mama mas homogénea. Es decir podemos "repartir" mejor la glándula ya liberada para que ocupe más espacio en la mama.

Opiniones y testimonios sobre la mama tuberosa

Son nuestras pacientes quienes mejor relatan lo que significa operarse de mama tuberosa. Lee sus testimonios y opiniones.

Solo los mejores cirujanos saben resolver las mamas tuberosas. Tras dos operaciones tuve la suerte de acudir a vuestra clínica y conocer al Dr Emilio Moreno y gracias a él resolver este problema, algo que pensaba imposible tras mis malas experiencias.
Muchas gracias, sois grandes profesionales. Clara

Operarme de mama tuberosa ha sido un cambio muy importante en mi vida. Ha marcado un antes y un después. Por fin he superado mi gran complejo, por eso aconsejo y animo a todas las chicas con el mismo problema, si tienen la oportunidad se operen con el Dr. Martín del yerro. L.M.

El aumento de pecho de mama tuberosa ha cambiado mi vida. Mis complejos eran tan grandes que evitaba conocer a chicos por no tener relaciones con ellos. Ahora mi pecho no es perfecto, pero ya no me da vergüenza enseñarlo y me puedo desnudar delante de cualquiera. Además todo fue más fácil de lo que esperaba. Sin dolor después de la cirugía y con muchas revisiones. Y además están los masajes que eliminan todas las molestias que puedas tener. ¡chicas! ¡no tengáis miedo! Por lo menos pedir cita e informaros si tenéis este problema. Azucena

El pecho es una parte muy importante en una mujer, es muy común que las mujeres no estemos conformes con nuestro pecho. Normalmente el tamaño es la principal preocupación. Pero en mi caso no era tanto el tamaño como la forma. Desde qué mi pecho desarrolló sabía que no era normal, que tenía un problema. Al ser tan joven lo único que haces es intentar ocultarlo y eso te genera inseguridades y complejos. Para mi fue muy difícil expresar que me pasaba, explicar el problema  porque eso significaba tener que mostrarlos y eso era algo impensable para mi, hasta a mi propia madre o amigas más íntimas.

Sabía que la solución al problema era operarme pero no contaba con el apoyo suficiente al ser tan joven y al no explicar el problema en sí, nadie lo entendía, se pensaban que era solo una cuestión de tamaño y punto. Entonces asumí que tendría que esperar a poder pagarme yo la operación. A los 22 años decidí que no podía aguantar ni un año más así y empecé a buscar cirujanos e investigar más en mi problema. Entonces descubrí que tenía pechos tuberosos o con defecto en la base de implantación como prefiere llamarlo el Dr.Martin del Yerro. Investigue durante 3 meses que tipo de  prótesis necesitaba,la cirugía utilizada, el postoperatorio...finalmente me decidí por 3 cirujanos, la primera consulta no me convenció y la segunda no me daba la seguridad que necesita. El tercer cirujano era el Dr. Martín del Yerro que después de tanta investigación era el que más confianza me daba, después de pasar consulta con él no mire más. Estaba decidida, me operaria con él.

Todo el proceso pre- operatorio en cuestión de dudas, miedos que surgen antes de la operación, el doctor me las resolvió siempre con una sonrisa, me dio la confianza que necesitaba. En cuestión de un mes desde la primera consulta me opere. 

El temido postoperatorio fue estupendo me recupere en cuestión de 2 semanas,había vida normal y al mes empezó a practicar deporte que era algo que me preocupaba. Sin ningún tipo de molestia.  

Actualmente practico boxeo y crossfit sin ningún tipo de problema.En definitiva, operarme ha sido un cambio muy importante en mi vida. A marcado un antes y un después. Por fin he superado mi gran complejo, por eso aconsejo y ánimo a todas las chicas con el mismo problema sí tienen la oportunidad se operen con el Dr. Martín del yerro.

No sé por dónde empezar, ni tampoco cómo explicar lo que para mí, y mi familia, ha supuesto esta intervención. Aunque, como mucha gente dice: “empieza por el principio”. Y ese comienzo estaba marcado por un sentimiento de total escepticismo:

Cuando llegué a la consulta del Dr. Emilio Moreno, cuando me senté delante de él, le pregunté: ¿seguro que vas a solucionar mi problema? Su respuesta fue afirmativa. Pero, otra vez pregunté ¿seguro que vas a dejar mis mamas –horriblemente tuberosas- como la de una mujer normal? Y nuevamente lo hice cuando estaba explorándome.

Entre nerviosa y angustiada, le comenté que la suya, si se producía, era ya la tercera operación. Las dos anteriores habían sido un desastre. En ambas, pretendían solucionar el problema poniéndome, simplemente, unas prótesis.

Tengo que decir que la seguridad que me mostraba el doctor ante el buen resultado que iba a tener su intervención me provocaba una cierta incertidumbre, incluso llegué a pensar que, con su actitud, estaba siendo demasiado optimista. ¡Nada que ver con la realidad! Me operó el pasado 6 de junio, un lunes que siempre recordaré, como saben aquellas mujeres que han pasado por esta experiencia: por primera vez me sentí una mujer.

En resumen, me gustaría tener esas palabras que pudieran expresar con todos sus matices lo que esta intervención ha supuesto para mí. Frases como que ‘me ha cambiado la vida’ no son suficientes para decir lo que siento.

Hasta ese lunes del mes de junio habían pasado muchos años en los que mi vida estaba marcada, primero, por un complejo que me impedía llevar a cabo una vida ‘normal’, y, segundo, por una gran frustración; esa situación de impotencia que te queda después de dos operaciones que me hicieron pensar que mi problema -esa maldita malformación de mis mamas me acompañaría toda la vida.

Doctor, Emilio, nunca podré agradecerte lo suficiente lo que has hecho por mí.

Preguntas frecuentes

¿Cómo es una mama tuberosa?

El término mama tuberosa, mama tubular o pecho tuberoso, hace referencia a la forma que adquiere la mama, cuando se produce su desarrollo en la adolescencia; dicha forma se caracteriza por un desarrollo insuficiente de la parte inferior de la mama, en muchos casos hay un cierto grado de caída de y herniación de la areola con un diámetro excesivo de la misma.
Existen diferentes grados, desde algunos casi inapreciables hasta otros realmente dramáticos. La causa; es un aumento de la densidad del tejido mamario y subcutáneo, en el surco submamario, formándose una banda de constricción o brida, que impide el normal desarrollo de la mama en sentido inferior; la consecuencia de esto, es que la mama crece solo hacia delante con la consiguiente caída de la mama y/o herniación de la areola, junto al insuficiente desarrollo de la parte inferior del pecho. 

¿Cualquier cirujano plástico puede operar una mama tuberosa?

La remodelación de la mama tuberosa es sin duda la intervención de cirugía estética mamaria más difícil de realizar y en la es que más complicado obtener un buen resultado. Son varias las razones para ello :

1. Es preciso diagnosticar la mama tuberosa, algo que no siempre ocurre; sobre todo cuando el cirujano plástico tiene poca experiencia o cuando ni siquiera es cirujano plástico.

2. Una vez hecho el diagnóstico, hay que planificar la cirugía para eliminar la "brida" que causa la mama tuberosa

4. El diagnóstico hay que llevarlo a la práctica. Es necesario una cirugía precisa que detecte y elimine la brida causante de la malformación. Esta parte es complicada de realizar y es necesario una gran pericia y mucha experiencia.

4. Hay que hacer un desplegado adecuado de la glándula mamaria para repartirla uniformemente en el seno.

¿Por qué a veces hay un mal resultado?

La corrección de la mama tuberosa, exige la realización de una remodelación glandular completa durante la cirugía. Dicha remodelación comienza con la reducción del diámetro de la areola y termina, con la fragmentación de la banda de constricción o brida en el polo inferior de la mama, para permitir la distensión cutánea y el desarrollo de la parte inferior de la mama. 

Las pacientes, han denominado a esta cirugía “la técnica del paraguas”, creemos que es una metáfora, que aunque simple, puede ayudar en su comprensión; imaginemos un paraguas cerrado y atado (la mama tuberosa); la cirugía consiste en desatar el paraguas (eliminar las bridas de tejido que aprisionan la glándula) y abrir posteriormente el paraguas, (redistribuyendo la glándula).

Las principales causas de que el resultado no sea satisfactorio; son el incorrecto diagnostico del problema y la falta de compresión del síndrome por parte del cirujano plástico. Por estas razones la corrección quirúrgica, debe ser realizada por equipos quirúrgicos bien entrenados en el diagnostico de todos los defectos de la mama, incluidos los más leves, y con una experiencia quirúrgica suficiente para abordar con éxito el remodelado mamario que exigen este tipo de casos.

Es muy frecuente recibir en nuestra consulta pacientes que han sido operadas, sin realizar un correcto diagnostico y que por tanto presentan malos resultados. La consecuencia más frecuente de un tratamiento incorrecto es la aparición del llamado “doble surco” o “doble burbuja”, que se produce cuando se introduce un implante sin realizar el remodelado de la glándula.

En algunas ocasiones, este remodelado no está bien realizado. La piel del pecho, tiene “memoria de forma”; esto quiere decir que tras la cirugía, si no se ha corregido adecuadamente la mama tuberosa, liberándose correctamente las bridas que constriñen la glándula mamaria; la mama intenta recuperar su forma anterior a la cirugía, pudiendo aparecer el “doble surco” o una mama de “aspecto triangular”.

¿Se puede realizar la remodelación sin utilizar implantes?

Es posible en muchos casos sustituir la utilización de prótesis por injertos de grasa. También en ocasiones es posible realizar remodelaciones sin implantes, como corregir herniaciones de areola o redistribución de la glándula sin prótesis. 

¿Se puede corregir sola, con el tiempo?

La mama tuberosa no mejorará con el tiempo, al contrario puede empeorar el aspecto estético a consecuencia de la gravedad. Tampoco puede corregirse con masajes o tratamientos estéticos.

¿Es verdad que son necesarias dos o más cirugías para corregirla?

Cuando la cirugía se ha realizado correctamente se soluciona completamente en una sola intervención, aunque es cierto que este tipo de mama en algunas ocasiones puede requerir de una nueva cirugía. 

¿Una mujer operada de mama tuberosa puede dar de lactar?

Aunque durante la cirugía de la mama tubular se remodela la glándula en ningún momento se interrumpe la conexión entre el pezón y los conductos galactóforos (los que posibilitan la lactancia). Por tanto no existe una razón anatómica que impida la lactancia por razón de una cirugía de mama tubular. Además nuestra amplia experiencia nos anima en este sentido; tenemos muchas pacientes y hasta ahora, todas las que han sido madres y han querido dar el pecho han podido hacerlo.

¿Qué riesgos o complicaciones existen

Los riesgos o complicaciones tras la remodelación de la mama tuberosa son infrecuentes, y su relación a continuación no tiene como finalidad alarmarte, sino darte una buena información previa a tu decisión de intervenirte.

El riesgo de hemorragia postoperatoria es muy bajo, aunque es normal la salida de una escasa cantidad de sangre y suero por los drenajes que solemos retirar al día siguiente.

El riesgo relacionado con la anestesia es extremadamente pequeño. Los efectos secundarios de la anestesia o la sedación son muy poco frecuentes. Para minimizarlos, nuestros anestesistas realizarán una consulta previa a la cirugía.

Algunas personas cicatrizan haciendo cicatrices gruesas y enrojecidas, resultando una cicatriz de mayor anchura que una cicatriz normal. Esta complicación es muy poco frecuente con las técnicas de sutura que utilizamos y los cuidados postoperatorios que te recomendamos.

La contractura capsular es una complicación que produce que la prótesis quede recubierta por una cápsula gruesa que hace que aumenta su consistencia y altera su forma. En nuestra experiencia,  gracias a nuestra protocolo operatorio y a las prótesis utilizadas, esta complicación tiene una incidencia muy baja y puede ser tratada médicamente, aunque en algunos puede ser necesario el recambio del implante. 

Como en cualquier procedimiento quirúrgico, puede aparecer una infección. Esta complicación es extremadamente infrecuente en nuestra experiencia y es fácil de tratar con antibióticos.

La piel tiene “memoria de forma” lo que puede causar, aunque es infrecuente con la técnica que utilizamos, que se forme lo que se denomina un doble surco. Esta complicación puede solucionarse con una sencilla cirugía adicional. 

¿Qué otros nombre recibe?

La mama tuberosa también se conoce como: senos tubulares o tuberosos, mama tubular, pecho caprino, pecho constreñido, seno constrictor, senos picudos. O con la denominación médica: pecho con una anomalía en su base de implantación.

¿Es una malformación hereditaria?

No, la mama tuberosa no es una malformación hereditaria; es decir el hecho de que una mujer la padezca, no implica que sus hijas también la desarrollen.

Conclusión: mama tuberosa

La remodelación de la mama tuberosa o tubular es una intervención que corrige la malformación mamaria, aumenta el volumen y mejora la forma y el aspecto de la mama. También armoniza las proporciones y equilibrio de tu figura.

Además, incrementa los sentimientos positivos hacia ti misma, adquiriendo mayor confianza y seguridad en tu propia imagen. Las molestias suelen ser mínimas, y la satisfacción del paciente suele ser muy alta.

Todas las intervenciones de mama tuberosa o tubular requieren de un estudio de la paciente y una planificación, totalmente individualizada y de esta forma serás tratada por todo nuestro personal.

Ficha de tratamiento

Duración

2-3,30 horas

Ingreso

Noche en hospital

Anestesia

General

Recuperación

1ª semana. No dolor pero posible sensación de agujetas y presión. Incorporación al trabajo 3 días (excepto trabajos que requieran esfuerzos). A partir del mes se puede volver a hacer deporte.

Resultados

La eliminación de la "tuberosidad" es inmediata, pero el resultado final tardará varios meses en asentarse. Las prótesis mamarias son definitivas pero deben revisarse.

Precio

Presupuesto tras la 1ª visita. Incluido: honorarios médicos, anestesia, curas y revisiones, hospitalización, masajes, sujetador.