La microcirugía es la utilización de sistemas de amplificación de imagen tales como el microscopio o gafas-lupa. Su utilidad principal es la reparación de vasos sanguíneos, nervios y otras estructuras de pequeño tamaño.

La microcirugía exige de una formación específica, unos medios técnicos adecuados, un instrumental preciso y una amplia experiencia en el campo de la cirugía reparadora.

La Microcirugía proporciona un gran arsenal terapéutico para tratar aquellos casos más complejos y de difícil solución. Nos permite realizar autotrasplantes del propio paciente, utilizando una parte del cuerpo como zona donante (piel, músculo, hueso, grasa…) y trasponiéndolo a la zona receptora. Es la base para la realización de reimplantes de estructuras amputadas o suturas de pequeños nervios. Su aplicación abarca cualquier campo de la cirugía plástica: reconstrucción mamaria, cirugía craneofacial, de extremidades, urogenital, etc.

Las técnicas microquirúrgicas posibilitan la solución a problemas quirúrgicos que con las técnicas quirúrgicas habituales no pueden solucionarse, por ejemplo aquellas que precisan la reparación de pequeñas estructuras como arterias y venas de pequeño calibre.

La Microcirugía Reconstructiva mejora la reconstrucción de defectos tisulares, sobre todo aquellos complejos.

La microcirugía se puede utilizar en las siguientes cirugías:

  • reconstrucción de mama.
  • reconstrucción de nervios periféricos.
  • reimplantes de estructuras amputadas.
  • cirugía de manos y pies.
  • cirugía craneofacial.
  • tumores.