MOMMY MAKE OVER

Con este término se definen el conjunto de técnicas encaminadas a recuperar o mejorar la figura femenina tras los embarazos.

Básicamente hay dos zonas de la anatomía de la mujer que se resienten especialmente después de ser madre. Una es el abdomen y otra son las mamas.

En muchas ocasiones y siempre que podamos garantizar al máximo la seguridad de nuestras pacientes, es posible realizar un único procedimiento combinado en la que mejoremos tanto el abdomen como las mamas. Los procedimientos que realizamos más habitualmente en mujeres que han pasado por uno o varios embarazos son el aumento de pecho, la elevación o mastopexia con o sin implantes, la abdominoplastia y la liposucción.

Con este término se definen el conjunto de técnicas encaminadas a recuperar o mejorar la figura femenina tras los embarazos.

Básicamente hay dos zonas de la anatomía de la mujer que se resienten especialmente después de ser madre. Una es el abdomen y otra son las mamas.

Contacta con nosotros

Rellena el siguiente formulario con tus datos, y nos pondremos en contacto contigo a la menor brevedad posible.

Abdominoplastia

El abdomen es la zona donde más cambios se producen después de los embarazos. Existen determinados factores individuales que condicionan la magnitud de los cambios que se producirán en la piel, la grasa y la musculatura del abdomen. 

El número de embarazos, los embarazos múltiples, la edad, la ganancia de peso durante el embarazo, la forma física previa, la alimentación, así como la herencia genética, son factores que influyen en la recuperación después del parto.

 

Mastopexia

Las mujeres con cierto volumen mamario y/o con una mama caída previamente al embarazo, pueden experimentar cambios más acusados durante la gestación y el postparto.

En estos casos es habitual que el incremento del volumen mamario sea mayor y que la atrofia glandular posterior resulte en una mama con un aspecto más vacío y más caído.

En estas pacientes, es posible que una mamoplastia de aumento no sea suficiente para realzar el pecho y tengamos que optar por una cirugía de elevación mamaria o mastopexia. En función de la exploración y los deseos de la paciente, se puede realizar una mastopexia con o sin implantes mamarios.

Mastopexia

Las mujeres con cierto volumen mamario y/o con una mama caída previamente al embarazo, pueden experimentar cambios más acusados durante la gestación y el postparto.

En estos casos es habitual que el incremento del volumen mamario sea mayor y que la atrofia glandular posterior resulte en una mama con un aspecto más vacío y más caído.

En estas pacientes, es posible que una mamoplastia de aumento no sea suficiente para realzar el pecho y tengamos que optar por un procedimiento de elevación mamaria o mastopexia. En función de la exploración y los deseos de la paciente, se puede realizar una mastopexia con o sin implantes mamarios.

Mamoplastia de aumento

El embarazo produce un aumento del volumen mamario como consecuencia del incremento de los niveles hormonales, que distiende la piel y el resto de tejidos.

Sin embargo, tras el parto o la lactancia se produce una atrofia o disminución de la glándula mamaria, que puede resultar en unas mamas de menor volumen respecto a antes del embarazo. Esto genera una sensación de mama “vacía” que es uno de los motivos más frecuentes de consulta.

En estos casos realizamos una técnica de aumento mamario mediante el uso de implantes, con el objetivo de recuperar el volumen perdido, mejorar la forma de la mama, y aportar firmeza de una forma natural y proporcionada.

FACTORES DISTINTIVOS

La recuperación después del embarazo es un hecho clave en la vida de una mujer, recurra o no a la cirugia. Por ello hay que dar a cada paciente la importancia que tiene, que es TODA. Cada paciente es única, genuina, con unos deseos y unos problemas diferentes. Solamente desde esta concepción es posible encontrar el tratamiento o la combinación de tratamientos idónea para cada caso. Solo así cada paciente sentirá que para nosotros es la única paciente, que es lo que tod@s esperamos cuando nos ponemos en manos de un profesional.

Somo 12 cirujanos plásticos y en cada intervención participan al menos dos cirujanos. Esto permite unos estándares altísimos de calidad así como reducir los tiempos de la cirugía. Un cirugía más corta acelera la recuperación del paciente y reduce las complicaciones.