Ficha de tratamiento

Duración

1,30 -2 horas

Ingreso

Ambulatorio (sin hospitalización)

Anestesia

Local + sedación (adultos). General (niños)

Recuperación

Vuelta a la vida cotidiana a los 5-7 días. Deporte al cabo del mes.

Resultados

Permanentes e inmediatos

Precio

Presupuesto tras la 1ª consulta.

otoplastia en Madrid

Corrección de las "orejas de soplillo" y otras deformidades de la oreja.

otoplastia antes y después

Antes y después de operación de otoplastia (orejas de soplillo)

Mejora de la autoestima y las relaciones sociales

Las orejas prominentes o despegadas (de soplillo, orejas en asa o de "Dumbo") pueden producir graves problemas de relación personal y afectiva sobre todo en los periodos finales de la infancia y comienzo de la adolescencia. Es frecuente ver como las personas que tienen orejas prominentes llevan siempre el pelo largo, evitan mojarse el pelo en público o llevan permanentemente cintas elásticas para tapar las orejas y llevarlas pegadas a la cabeza.

Hombres y mujeres de todas las edades

La otoplastia es una de las pocas intervenciones de cirugía estética donde hay tantos pacientes varones como mujeres. Se operan tanto niños como adultos, no hay límites de años, aunque las técnicas son un poco diferentes en uno y otro grupo de edad, por la calidad /dureza del cartílago auricular (más flexible en el niño).

Otoplastia en niños

En el paciente pediátrico se recomienda intervenir a partir de los 5-6 años, por varios motivos: mayor madurez del niño, y por tanto mayor posibilidad de colaboración del mismo, el pabellón auricular tiene un tamaño más parecido al del adulto (la oreja termina de crecer alrededor de los 8-9 años) y además a esa edad ya se está desarrollando la propia imagen corporal y el niño es capaz de entender los beneficios de la intervención, y por lo tanto, colaborar más en el postoperatorio.

Cuando hay una deformidad clara y llamativa, se puede intervenir a edades más tempranas sin problemas. Se ha visto que operar antes de los 4 años no deteriora el crecimiento de la oreja y que los resultados son comparables a los que se obtienen cuando se operan más mayores. Además perduran en el tiempo, es decir, que no hay que volver a operarlos después. Por eso, cuando es problema es muy llamativo no es mala opción operarlos antes de iniciar la etapa escolar para evitar los problemas de burlas, timidez, inseguridad, etc.

Existen otras anomalías auriculares que también están relacionadas pero que son menos frecuentes como las orejas en copa, donde parece que el pabellón auricular está como plegado sobre sí mismo. Estos casos, sobre todo cuando son severos, son más difíciles  de corregir.

A veces usamos técnicas similares a las de otoplastia, modificándolas un poco, y a veces precisan cirugías más complejas. Esta deformidad, si se detecta en el bebé, se puede corregir en ese momento sin cirugía, aplicando una técnica que se llama: moldeado auricular externo. No necesita anestesia, se colocan unos moldes de silicona sobre la oreja y poco a poco se va conformando la misma. Este tratamiento solo se puede hacer en los bebés de pocas semanas. También se puede hacer para corregir orejas prominentes, pero no es tan efectivo.

Preguntas frecuentes

¿Puede la operación de otoplastia afectarme a la función auditiva?

No, son independientes. La otoplastia solo actúa a nivel exterior.

¿Qué complicaciones o riesgos existen?

Infección, aunque es muy rara.

Asimetría entre ambas orejas.

En raras ocasiones las orejas pueden volver a despegarse y necesitarse un retoque.