Pasar al contenido principal

Reducción de pecho

La reducción de pecho es una operación por salud y estética que equilibra tu figura.

reducción de senos Madrid

¿Qué es la mamoplastia de reducción o reducción de pecho?

Es la operación para disminuir el tamaño de los senos muy grandes y pesados; eliminando grasa, tejido mamario y piel. El resultado son unos pechos más pequeños, ligeros, redondos y mejor colocados. Para conseguir un pecho más proporcionado se suele reducir también el tamaño de la areola. Y si lo deseas se puede reducir el tamaño del pezón.

La mamoplastia reductora soluciona la denominada hipertrofia mamaria o gigantomastia producida por una acumulación de tejido graso y/o glandular, acompañado por un exceso de piel.

El aumento exagerado de los pechos puede aparecer como un síntoma aislado, sobre todo en pacientes jóvenes (hipertrofia juvenil) o acompañado de la caída del pecho (hipertrofia con ptosis). Puede estar asociada a la obesidad, pero también puede aparecer en mujeres delgadas. 

Cuando tienes las mamas grandes puedes tener problemas debidos al exceso de peso y volumen. Son habituales el dolor de espalda y de cuello, irritaciones de la piel debajo de la mama y problemas respiratorios; además muchas veces eres, muy a tu pesar, objeto de atención, comentarios y miradas que pueden causar alteraciones psicológicas y dificultades para relacionarte, mostrarte en público o incluso desnudarte. 

Ventajas y beneficios de la reducción de senos. (Salud y estética)

El empequeñecimiento de los senos mejora o elimina el dolor de espalda y el resto de molestias asociadas a tener unas mamas muy grandes, podrás encontrar sujetadores y biquinis que se adapten a tu talla y sean bonitos y dejarás de ser el centro de las miradas y comentarios.

¿Cómo es la cirugía? 

Es una cirugía que se hace con anestesia general, se sitúa la areola en la posición correcta y luego se extirpa la porción inferior de la mama, según los deseos de la paciente. En ocasiones, se asocian técnicas complementarias para mantener el relleno del polo superior de la mama, del escote, mediante la propia mama o con injerto de grasa.

¿Cómo será el aspecto del pecho operado y las cicatrices?

Tras la cirugía de reducción mamaria tendrás una mama y una areola más pequeñas, con una forma más bonita y con un tamaño proporcionado a tu cuerpo. 

En la mayoría de los casos vamos a tener una cicatriz alrededor de la areola, una en el surco de la mama y otra vertical que une ambas (cicatriz en T invertida). Con los adecuados cuidados postoperatorios que te recomendaremos tras la cirugía, en algunos meses las cicatrices pueden ser prácticamente imperceptibles.

Lee más sobre la cicatriz en la reducción de mama

    reduccion-mama-quiron

    Cómo es el postoperatorio de la reducción de pecho?

    Como en toda cirugía, es normal la aparición de edema (hinchazón). También puede presentarse equimosis (moretones) alrededor de la areola, en toda mama o en los costados que será reabsorbido en los días o semanas siguientes. 

    Para controlar la hinchazón del pecho y mantenerlo sujeto, colocamos en el día del alta un sujetador especial que debes utilizar día y noche durante un mes. Nosotros te proporcionamos el sujetador.

    Como damos una sutura interna no se retiran puntos y la cicatriz es de mucha mejor calidad.

    Es habitual la perdida temporal de sensibilidad en la areola y el pezón y en las zonas de la mama próximas a la cicatriz, esta sensibilidad se va recobrando en el transcurso de las semanas siguientes. Con algunos procedimientos quirúrgicos en mamas de gran tamaño que necesiten una gran reducción puede existir una perdida de la sensibilidad permanente en alguna zonas del pecho

    A partir de la segunda semana puede aparecer fibrosis (notarás durezas al tacto debajo de la piel), normalmente próxima a la cicatriz. Esta fibrosis desaparece transcurridos unos meses. 

    La piel ha de cuidarse con cremas hidratantes y proteger las cicatrices del sol durante un año para evitar que se pigmenten.

    La forma del seno va cambiando, hay que esperar varios meses para apreciar el resultado final. La recuperación de las dos mamas no suele ser simétrica, siempre un pecho se sentirá un poco más duro o más hinchado y uno recuperará antes que el otro. 

    No es un postoperatorio doloroso. En contra de lo que mucha gente piensa, el postoperatorio de la reducción mamaria no es doloroso.

    ¿Cómo es el tratamiento de recuperación?

    El tratamiento comienza al día siguiente de la cirugía en lo que llamamos: masaje hospitalario. Esta sesión es muy agradable de recibir.

    La técnica manual más utilizada es el drenaje linfático manual (DLM). Las maniobras suaves y precisas de drenaje linfático disminuyen en menor tiempo el edema postoperatorio. Al disminuir la hinchazón del seno desparecerán antes la tensión y molestias en la mama, además de facilitarse la cicatrización. Las maniobras se realizan con extremo cuidado y son siempre agradables para la paciente. 

    El tratamiento de la cicatriz se contempla siempre dentro de las sesiones de recuperación postcirugía. La correcta colocación de los apósitos acelera la recuperación. 

    Antes y después de la reducción de senos

    reducción-tetas-antes-después

    Preguntas frecuentes

    ¿A qué edad se puede realizar la reducción de senos?

    La Mamoplastia de reducción (nombre técnico de la reducción de senos) puede realizarse cuando la paciente ha terminado su desarrollo físico y tiene una madurez suficiente para entender y afrontar las repercusiones positivas y negativas de someterse a una intervención quirúrgica. 

    En casos graves de gigantomastia juvenil (hipertrofia virginal del seno) puede estar indicado la cirugía cuando aún no ha finalizado el desarrollo del seno; aunque en estos casos debemos tener claro que puede ser necesario volver a intervenir en el futuro

    ¿La reducción de mamas es una cirugía dolorosa? ¿Duele cuándo te quitan los puntos?

    Existe la creencia popular de que la reducción de mamas es una operación dolorosa puesto que asociamos las cicatrices a una recuperación dolorosa. Sin embargo con nuestras técnicas quirúrgicas el postoperatorio es prácticamente indoloro.

    La sutura que se realiza es reabsorbible y por tanto no hay que quitar puntos. La operación se realiza en el hospital Quirón de Madrid.

    ¿Perderé la sensibilidad en las mamas?

    Dependiendo de la técnica utilizada, el volumen inicial de las mamas y la cantidad de tejido a reducir, y la sensibilidad previa a la intervención, puede mantenerse una sensibilidad más o menos normal aunque existe el riesgo de pérdida de sensibilidad en el pezón y areola.

    ¿Podré dar de lactar después de la reducción de senos?

    Aunque puedes tener una lactancia normal, existe el riesgo de que esta no sea posible. El riesgo de no poder dar de lactar es mayor en grandes reducciones mamarias. 

    ¿Cuándo podré reincorporarme al trabajo y deporte?

    Si tu trabajo no supone hacer esfuerzos podrás reincorporarte a partir de los 3 días. Para realizar deporte deberás esperar un mes. Recomendamos durante las primeras semanas no hacer esfuerzos.

    ¿Tendré que llevar un sujetador especial?

    Durante el primer mes debes llevar un sujetador especial que nosotros mismos te proporcionamos y que te ponemos la mañana siguiente a la cirugía.

    ¿Debo darme masajes? ¿Son dolorosos?

    Todas nuestras pacientes reciben sesiones de masaje linfático para la reducción más temprana de la hinchazón o sesiones de Indiba. Estos masajes son muy agradables de recibir. A partir de los 10-12 días podrás empezar a ponerte crema hidratante en el pecho.

    ¿ Hay una edad límite para someterse a una reducción de pecho?

    La edad no importa siempre que el estado de salud te permita la intervención, es más, con frecuencia operamos a pacientes de más de 40 años porque se van resintiendo de la espalda por el peso exagerado de los pechos.

    ¿Qué riesgos existen?

    Los riesgos o complicaciones tras la reducción mamaria son infrecuentes, te los describimos para que tengas la mejor información. 

    El riesgo de hemorragia postoperatoria es muy bajo, aunque es normal la salida de una escasa cantidad de sangre y suero por los drenajes.

    Siempre existe un riesgo anestésico que es extremadamente pequeño. El anestesista realizará una consulta pre-anestésica y te prescribirá unos análisis y pruebas, para valorar tu estado de salud y los posibles riesgos. Durante toda la cirugía, el anestesiólogo estará a tu lado, controlando tus constantes vitales. 

    La formación de cicatriz hipertrófica o queloide es es muy poco frecuente con las técnicas de sutura que utilizamos y los cuidados de la cicatriz que te recomendaremos en el postoperatorio.

    Para recolocar la areola-pezón en una posición más elevada, en ocasiones es necesario separarlo parcialmente del tejido mamario que lo rodea, dejando únicamente un puente o pedículo de tejido para proporcionarle el riego sanguíneo y la inervación. El grado de separación necesario, depende del tamaño de la mama y de la reducción que debamos realizar. Esta separación de los tejidos es la que puede provocar: la pérdida de sensibilidad y la incapacidad para la lactancia, que pueden ser mínimas o inexistentes en casos leves, pero prácticamente totales, en los casos de grandes reducciones.

    Durante la intervención, se seccionan y estiran las fibras nerviosas de la mama, lo que provoca cambios de la sensibilidad en la areola y el pezón. Habitualmente la sensibilidad se recupera en el transcurso de varias semanas, durante las cuales puede notarse una sensación extraña al tacto que puede resultar desagradable. En las mamas muy grandes o muy caídas, puede no recuperarse completamente la sensibilidad del pezón, especialmente la sensibilidad erógena.

    Ocasionalmente puede presentarse en mujeres que: requieren, reducciones grandes, que son muy fumadoras o que tienen mala circulación; una mala vascularización de la piel y de la areola, que, en algunas circunstancias, conduce a la mala cicatrización o incluso pérdida parcial de piel de la mama o de la areola. Cuando esto ocurre, es necesario eliminar el área dañada y permitir que se produzca la cicatrización. Si la perdida es importante, puede quedar una secuela cicatricial, con alteración de la pigmentación, que requiera una revisión en el futuro. Esta complicación es muy infrecuente.

    En general los resultados son muy satisfactorios, no obstante, hay que recordar que ciertas situaciones, como las oscilaciones de peso y los embarazos pueden modificar la forma de la mama.

    Puede aparecer asimetrías o diferencias de: volumen, forma o altura de las mamas. 

    El riesgo de infección es extremadamente bajo porque administramos antibióticos y realizamos una técnica meticulosamente estéril durante la intervención. Esta complicación es extremadamente infrecuente en nuestra experiencia y se trata con antibióticos.

    Reducción de senos. Conclusión

    La mamoplastia de reducción es una intervencion que reduce el volumen del seno, mejorando su aspecto. También mejora las proporciones y equilibrio de tu figura y los sentimientos hacia ti misma, adquiriendo mayor confianza y comodidad con tu propia imagen. Las molestias suelen ser mínimas, y la satisfacción del paciente suele ser muy positiva.

    Todas las intervenciones quirúrgicas requieren un estudio de la paciente y una planificación, totalmente individualizada y de esta forma serás tratada por todo nuestro personal.

    Última modificación
    Viernes, Junio 14, 2019