La rinoplastia remodela y embellece la nariz.

rinoplastia en madrid

Ficha de tratamiento

Duración

1- 3 horas

Anestesia

General

Ingreso

Noche en hospital

Resultados

Permanentes. Deberás esperar varias semanas para ver los resultados definitivos.

Recuperación

No dolor. Molestias las primeras horas por el taponamiento nasal.

Precio

Presupuesto tras la 1ª consulta

¿Qué es la rinoplastia?

La rinoplastia es la operación de cirugía estética que permite remodelar la nariz para cambiar su forma y/o tamaño (agrandándola o empequeñeciéndola.  Además se corrigen defectos congénitos o adquiridos por un accidente o enfermedad o cirugía anterior.

Esta operación debe realizarse con el criterio de corregir aquellos aspectos o defectos que afean la nariz, que la hacen desproporcionada o que no están en armonía con el resto de la cara.

¿Por qué hacerte una rinoplastia?

Son varias las razones por las que puedes querer operar tu nariz, entre ellas:

  • Agrandar o empequeñecer la nariz.
  • Mejorar la función respiratoria.
  • Eliminar la giba.
  • Estrechar los orificios nasales
  • Modificar el ángulo que la nariz forma con el labio o con la frente (enderezar la nariz).
  • Cambiar la forma de la nariz.
  • Elevar la punta nasal.
  • Eliminar defectos e imperfecciones.
  • Porque tu nariz no te gusta.

Conseguimos una nariz proporcionada y en armonía con tu rostro

La nariz constituye un elemento fundamental de la cara para la configuración de la imagen y es uno de nuestros rasgos más destacados. Es importante que esté proporcionada y en armonía con el rostro. La nariz siempre que llama la atención, lo hace por ser desproporcionada en sí misma o con el resto de la cara. La nariz llama la atención por “fea”, por demasiado grande o pequeña, por demasiado ancha o estrecha, o demasiado levantada o caída, etc.

La cirugía de remodelación nasal (rinoplastia) puede mejorar el aspecto de la nariz en todas sus partes, ya sea una giba excesiva sobre el dorso (o puente) de la nariz, una anchura excesiva de los huesos propios nasales o deformidades en la punta.
 
La nariz tiene múltiples componentes, como son los huesos, los cartílagos de la punta, los cuadrangulares, el septum (tabique) y también músculos y partes blandas y la piel. Todos ellos pueden modificarse para dar la forma, y en cada persona deben analizarse uno a uno y planificar aquella cirugía que proporcione el óptimo resultado estético y funcional. Son muchas las modificaciones que se pueden hacer en una nariz y muy diferentes de unas personas a otras.  La rinoplastia debe ser individualizada para cada paciente. 

Dr. Martín del Yerro

Corrección de defectos. Dr. Martín del Yerro

Resulta necesario al hablar de la nariz, explicar lo que es la imagen corporal.

La imagen corporal es un concepto abstracto, que representa la imagen que cada persona piensa que proyecta en los demás. Es decir que la imagen corporal de un individuo se forma no solamente con la forma anatómica de su cuerpo sino fundamentalmente a base de la interpretación que el mismo hace, de cómo los demás ven su cuerpo. La imagen corporal influye enormemente en la conformación de la personalidad y aquellas personas que tienen una pobre imagen corporal de sí mismos, en muchas ocasiones presentan conflictos afectivos o emocionales relacionados con falta de autoestima, inseguridad y dificultades en las relaciones. La nariz es una de las partes del cuerpo que más influye en la conformación de la imagen corporal de un individuo.

Debido a su posición en el centro de la cara y a la imposibilidad de ocultarla, una persona a la que no le gusta su nariz, es propensa a desarrollar ciertos problemas de imagen corporal o más coloquialmente hablando a tener “un complejo”. La mayoría de las veces no es un problema grave, pero son ese tipo de personas que no les gusta salir en las fotos, que están pendientes de no ponerse de perfil o de ocultar con el pelo o llevar gafas siempre.

La rinoplastia es la cirugía que resuelve estos problemas. La nariz debe ser proporcionada en sí misma y sobre todo guardar armonía con la cara en la que está. Este concepto es sumamente importante a la hora de hacer una rinoplastia, ya que no se trata de hacer una nariz de tal o cual forma, sino más bien de corregir los defectos que esta tiene, para hacerla proporcionada y armónica. Si te planteas operarte la nariz, busqa un cirujano que tenga esto claro. De lo contrario, podrías buscar una nariz “bonita” que puede no ser la adecuada para tu cara. 

Hoy en día, se ha pasado de buscar una nariz pequeñita y respingona, como se hacía antes, a procurar la nariz que mejor le vaya a cada rostro.

Rinoseptoplastia

La nariz tiene un aspecto funcional muy importante en la respiración y debe permitir el paso del aire sin dificultad. Al tiempo que se corrige la forma se puede reparar el tabique nasal, para corregir desviaciones u obstrucciones que dificulten la respiración. Esta operación se conoce como septoplastia o rinoseptoplastias. En algunos casos, puede ser conveniente la coloboración del otorrinolaringólogo. Para ello trabajamos en coordinación con la Unidad de Otorrinolaringologia del Hospital Quirón de Madrid.  En la misma cirugía, el otorrino se encargan de la mejora de la función respiratoria y después el cirujano plástico de la mejora estética. Nosotros nos encargamos de la coordinación de ambas unidades. La presencia del otorrino más el cirujano plástico no encarece el precio de la cirugía.

Más información sobre la rinoseptoplastia.

Fotografía de antes y después de una rinoseptoplastia

rinoplastia antes y después

Tipos de rinoplastia: abierta y cerrada

Existen básicamente dos formas de realizar la rinoplastia denominadas:

  1. Rinoplastia cerrada.
  2. Rinoplastia abierta.

1. Rinoplastia cerrada

La rinoplastia cerrada está indicada en casos de escasa dificultad, en los que no hay grandes alteraciones del andamiaje cartilaginoso y está indicada, para aquellas modificaciones en las que se realiza una reducción de dorso o estrechamientos de la punta nasal no complejos.
Esta técnica se realiza mediante incisiones ocultas por dentro de la nariz y no se exponen los cartílagos y huesos nasales.

2. Rinoplastia abierta

La rinoplastia abierta está indicada en casos de mayor complejidad y en los que se requiera de una mayor visibilidad para realizar cambios más precisos. Esta indicada por ejemplo cuando hay que realizar técnicas como los injertos de cartílago a nivel de la válvula nasal, desviaciones nasales o modificaciones en la punta de la nariz. En general siempre que se requiera de una mejor visión del andamiaje nasal para poder realizar modificaciones de éste con mayor seguridad y precisión. Este tipo de rinoplastia requiere de una incisión adicional a nivel de la columela. Así, podremos levantar la piel del andamiaje cartilaginoso que posteriormente deberemos manipular con visión directa. La cicatriz resultante es inapreciable. 

En la actualidad la rinoplastia abierta es la técnica más utilizada ya que produce excelentes resultados y no deja cicatriz visible.

Diferencias en la rinoplastia entre la mujer y el hombre

Existen diferencias anatómicas entre la mujer y el hombre y diferencias entre lo que se considera estético para cada sexo que nos obliga a realizar una cirugía diferenciada.

En realidad la técnica quirúrgica es la misma, pero existen diferencias tanto en la anatomía como en los criterios estéticos que hacen que se deba buscar un resultado diferente.

Anatomia facial

Las características de la anatomía facial entre hombre y mujer son diferentes. Estas son las principales diferencias:

  • La piel en el hombre es más gruesa que en la mujer.
  • Los cartílagos son más grandes y rígidos en el hombre.
  • Los huesos son más duros en el hombre.
  • El rostro masculino suele ser más grande.

Criterios estéticos y sociales

Además hay diferentes criterios estéticos y sociales que deben ser tenidos en cuenta. Por ejemplo se acepta que:

  • La nariz del hombre sea más grande que la de la mujer.
  • La nariz de la mujer sea más respingona que la del hombre.
  • La nariz de la mujer tenga la punta más fina.

Estas diferencias hacen que el cirujano deba tener diferente criterio estético a la hora de abordar la rinoplastia. Por ejemplo, a un hombre no debe disminuírsele demasiado el tamaño, porque podría vérsele una cara demasiado fina y femenina (a no ser que el criterio estético sea femineizar un rostro masculino). Tampoco puede disminuir mucho en el hombre el ángulo nasolabial (entre nariz y labios) porque daría lugar a una nariz más respingona que podría ser aceptable en el caso de la mujer, pero que el hombre no suele desear tener.

Ignacio Sanz

La rinoplastia es una de la operaciones más complicadas. Dr Ignacio Sanz

Son 3 los factores que hacen que la rinoplastia sea una de las intervenciones de más dificultad:

1. Factores anatómicos

Cuando operamos una rinoplastia lo que se realiza son modificaciones en las estructuras que están por debajo de la piel de la nariz: cartílagos y huesos, pero no podemos hacer ninguna modificación en la piel, salvo la extirpación parcial de la base de las narinas. Un ejemplo para entender esto sería el siguiente: podemos considerar la nariz como una tienda de campaña: los cartílagos y huesos serían los mástiles de la tienda de campaña y la tela sería la piel. Nosotros hacemos modificaciones en los mástiles pero es la piel la que se tiene que adaptar a la nueva estructura osteo-cartilaginosa. Si el/la paciente tiene una piel muy fina los cambios serán muy evidentes mientras que si el grosor de la piel es alto los cambios serán más sutiles.

2. Asimetrías anatómicas

La nariz es un órgano único que está en el centro de la cara por lo que cualquier asimetría, lateralización es muy evidente y como la cara es nuestra tarjeta de representación ante la sociedad. Por eso la rinoplastia requiere una técnica exquisita y experiencia para evitarlo.

3. Inter-relación de sus componentes

Inter-relación de los distintos elementos de la nariz. Una modificación en una parte de la nariz puede afectar al resto de las estructuras: por ejemplo si un paciente quiere corregirse el “caballete”, si solo hacemos eso posiblemente consigamos una nariz recta pero excesivamente larga; si quitamos un poco de volumen de la punta, posiblemente se producirá una rotación que habrá que tener en cuenta; es decir, en general todas las estructuras de la nariz están interconectadas  y habrá que saber valorar preoperatoriamente como se van a comportar tras la modificación de una de ellas.

Resultado de la cirugía

Debido a que la inflamación baja poco a poco, el resultado final de una rinoplastia tarda algunos meses en verse; aunque tendrás una mejoría en el aspecto de tu nariz nada más retirar la férula nasal. 

Postoperatorio, recuperación y cuidados

Al final de la intervención se introducen en la mayoría de los casos unos tapones en la nariz y en el dorso, se colocan unos esparadrapos y una férula. El postoperatorio de la rinoplastia, no es nada doloroso. La mayoría de los pacientes describen una molestia y sensación de tensión en la cara y entre los ojos. Estas son  siempre unas molestias fácilmente controlables con los analgésicos habituales.

Para eliminar la tensión y el edema postquirúrgico realizamos nuestro protocolo de recuperación acelerada (QRP), que en la rinoplastia se basa en: masaje de drenaje linfático manual (DLM). El DLM es una técnica manual muy agradable de recibir que comenzamos a aplicar al día siguiente de la cirugía en la habitación del hospital. 

Este tratamiento también logra que el resultado final se vea antes.

Rinoplastia secundaria

Se trata de operaciones destinadas a reparar defectos o secuelas producidas en una cirugía anterior. Pueden ir desde pequeñas correcciones a cirugías enormemente complejas, en las que sea necesario utilizar: cartílagos, fascia y/o hueso de: la oreja, tabique o costillas. 

Dr Marcos Martín

Tras una operación del tabique, sigo respirando mal. ¿A qué se debe? Dr. Marcos Martín

El paso del aire por la fosa nasal debe cumplir unos mínimos para que no se produzca insuficiencia respiratoria nasal. La parte más crítica es lo que nosotros llamamos la "válvula nasal interna". Es un pequeño ángulo que forman el tabique nasal y el cartílago triangular de la nariz. Desviaciones del tabique, hipertrofia (aumento de tamaño) de cornetes, pólipos nasales, adherencias cicatriciales, etc. pueden alterar este paso del aire y en consecuencia hacer que respiremos mal. No sólo depende del tabique. Si la cirugía es reciente, es posible que se deba a la propia inflamación temporal y sería conveniente esperar. No obstante, siempre hay que realizar una exploración individualizada de cada caso para ver cuál es la situación concreta y proponer una solución.

Testimonios de nuestras pacientes sobre su rinoplastia

Tras ver el resultado en una amiga decidí operarme con el Dr. Martín del Yerro. Estoy muy contenta porque sigo siendo yo, pero ya no tengo la nariz fea y aguileña. La atención postcirugía es buenísima con muchas curas y revisiones y los masajes de drenaje linfático son increíbles para bajar la hinchazón. Creo que acerté con la elección y recomiendo al doctor Martín del Yerro a todos los que no les guste su nariz y quieran operarse. J.P.

Siempre tuve complejos por la forma de mi nariz, quienes nunca quieren salir de perfil en las fotos, seguro que me entienden. Y después de la cirugía los complejos desaparecieron y mi foto de wasap es ahora de perfil. Bea.

Preguntas frecuentes

¿Qué tipo de anestesia se utiliza?

La rinoplastia se realiza bajo anestesia general. Se trata de una anestesia poco profunda que proporciona una recuperación muy rápida. 

¿Debo permanecer ingresada/o?

Después de una rinoplastia es recomendable permanecer durante unas cuantas horas en reposo. Ello evita las oscilaciones de la tensión arterial y los posibles hematomas en la zona operada. Nosotros recomendamos permanecer ingresado hasta el día siguiente a la operación, por tanto se debe pasar una noche en el hospital. A la mañana siguiente se retiran los tapones antes de abandonar el hospital.

¿Cuánto tiempo he de permanecer de baja?

Habitualmente recomendamos unos 4 días de disminución de la actividad pero desde el segundo día del postoperatorio hacemos hincapié en la conveniencia de iniciar la actividad, pasear y moverse. Durante los primeros días se produce una inflamación de la cara que llama la atención de personas conocidas previamente y es preciso llevar los esparadrapos de papel y la férula en la nariz. Ello impide en algunas personas la incorporación a la vida laboral y social hasta pasados unos 8 a 10 días. Sin embargo la capacidad de llevar una vida familiar normal es posible en unos 2 días.

¿Cuándo puedo volver a hacer deporte?

A partir de las tres semanas posteriores a la rinoplastia podrá iniciar, de manera progresiva, actividades deportivas. A partir de las 4 a 6 semanas podrá realizar cualquier deporte. Sin embargo debe tener cuidados durante 2 meses con los deportes de equipo o actividades en las que pueda recibir un golpe fuerte en la nariz.

¿Cuándo tendré un resultado definitivo?

En unas tres semanas se pueden apreciar unos resultados aproximados, pero no será hasta el tercer mes hasta cuando el resultado sea más o menos definitivo. No obstante, su nariz podrá sufrir pequeños cambios durante meses, incluso un año. Por tanto, la reabsorción completa de la inflamación no será hasta superado el primer año. 

¿A partir de qué edad puedo operarme la nariz?

No es aconsejable operar a ningún niño o adolescente hasta terminar su proceso natural de crecimiento. En las niñas este suele darse a los 14 o 15 años, pero en los niños sucede algo más tarde. 

¿Qué riesgos existen?

Los riesgos o complicaciones tras la rinoplastia son infrecuentes, y su relación a continuación tiene como finalidad darte una buena información.

Siempre existe un riesgo anestésico, que habrás de considerar a la hora de decidir sobre tu intervención. Este riesgo es extremadamente pequeño. Los efectos secundarios de la anestesia o la sedación son muy poco frecuentes, pero pueden poner tu vida en peligro. Por esta razón realizamos la cirugía en un lugar óptimo (hospital), donde se encuentran tanto el equipo técnico, como el personal médico apropiados para resolver cualquier complicación (en el caso de que se presentara). Desde que entras en el quirófano, hasta que finaliza la intervención, el anestesiólogo estará a tu lado, controlando tus constantes vitales. Durante toda la intervención te hallarás perfectamente monitorizada.

Las molestias tras la intervención en la nariz son generalmente mínimas. El mayor inconveniente resulta del taponamiento nasal, que impide respirar por la nariz y del bloqueo parcial en el paso del aire, tras retirar el taponamiento, debido a secreciones e inflamación, pero esto remite en unos días. La respiración irá normalizándose a medida que remita la inflamación e irritación de la mucosa interna de la nariz.

La hemorragia consecutiva a rinoplastia ocurre raramente, en menos del 3% de los pacientes. Si esto ocurriese puede ser necesario un taponamiento adicional y examen y control del sangrado.

En algunos casos puede requerirse correcciones o retoques de pequeñas zonas o irregularidades que pudiesen presentase en el postoperatorio tardío. Como explicamos anteriormente pequeñas correcciones adicionales son preferibles a un exceso de corrección durante la intervención inicial. La mayoría de estas correcciones son muy pequeñas y se pueden realizar con anestesia local en régimen ambulatorio.

La infección es una complicación posible en cualquier cirugía, pero es extremadamente rara en la rinoplastia. En casos de infección puede resultar en un daño de los tejidos de la nariz y puede requerir intervenciones secundarias.

Los cartílagos de la nariz, especialmente el del tabique son como un muelle que tiende a volver a su sitio. Nosotros tratamos de corregir las desviaciones, resecando y debilitando ese muelle. Debido a que los cartílagos tienen además una función de soporte, debe existir un balance entre la resección o debilitamiento y la función de soporte. Por esta razón pequeñas desviaciones o recurrencias pueden ocurrir ocasionalmente.

Pequeñas asimetrías son habituales en narices no operadas y consideradas estéticamente correctas o bonitas. No necesariamente las estructuras de un lado de la nariz son iguales a las del otro, y por tanto una ligera desviación o asimetría no es incompatible con un buen resultado estético o funcional.

Puede haber una mala interpretación entre algunas personas que consideran que operarse de nariz equivale a tener una “nariz 10”. Haremos todo lo posible por satisfacer sus deseos de una forma razonada, pero no siempre es posible conseguir la nariz ideal deseada. Hay ciertos aspectos anatómicos o del proceso de cicatrización que escapan al control del paciente y del cirujano plástico. Si un área cicatriza indebidamente o de forma excesiva puede motivar alguna deformidad externa o interna.

Conclusión

La rinoplastia es una de las intervenciones más gratificantes para el paciente y el cirujano plástico. La consecución del resultado deseado exige un detallado conocimiento y comunicación entre tus deseos y nuestras posibilidades para conseguir los cambios deseados, dentro de los límites marcados por la estructura nasal individual.