rinoplastia-madrid

La rinoplastia corrige los defectos de la nariz y puede cambiar su forma y tamaño, además de mejorar la respiración.

¿Qué es la rinoplastia? Definición

La rinoplastia es la operación de cirugía estética que permite corregir o embellecer la nariz cambiando su forma y/o tamaño (agrandándola o haciéndola más pequeña).  Además se corrigen defectos congénitos o adquiridos por: un accidente, enfermedad o cirugía nasal anterior.

    Cuando una persona tiene una nariz que considera fea, bien por ser muy grande o pequeña, por tener giba o la punta caída o por no armonizar con el resto de la cara; se pueden crear sentimientos de inseguridad que en algunos casos, puede llegar a condicionar la forma de comportarse o las relaciones personales. Es importante que la nariz esté en proporción y en armonía con el rostro. 

    La nariz es una estructura complicada, que esta compuesta por múltiples: cartílagos, huesos y músculos. Estos elementos proporcionan el armazón, que por una parte, confiere su forma externa y, por otra, posibilita sus funciones en la respiración. Todos ellos pueden modificarse para dar la forma, y en cada persona deben analizarse uno a uno y planificar aquella cirugía, que proporcione el óptimo resultado estético y funcional.

    Además de la estética, con relativa frecuencia las deformidades externas de la nariz se asocian a desviaciones del septum (tabique), que pueden provocar dificultades en la respiración y se tratan con la rinoseptoplastia.

    Son muchas las modificaciones que se pueden hacer en una nariz y muy diferentes de unas personas a otras. Por ello la rinoplastia debe ser individualizada para cada paciente

    Rinoseptoplastia o rinoplastia funcional

    Cuando además queremos mejorar la respiración.

    La nariz  debe permitir respirar sin dificultad. En la misma operación que se mejora la forma de la nariz, también se puede reparar el tabique nasal, para corregir desviaciones u obstrucciones que dificulten la respiración. Esta operación se conoce como septoplastia o rinoseptoplastia.

    En algunos casos, puede ser conveniente la colaboración del otorrinolaringólogo. Para ello trabajamos en coordinación con la Unidad de Otorrinolaringologia del Hospital Quirón de Madrid. En la misma cirugía, el otorrino se encargan de la mejora de la función respiratoria y después el cirujano plástico de la mejora estética.  

    Más información sobre la rinoseptoplastia.

    Fotografía de antes y después de una rinoplastia/ rinoseptoplastia

    rinoplastia antes y después
    Dr. Martín del Yerro

    Evitar aspecto de "nariz operada" Dr. Martín del Yerro

    En la rinoplastia, es necesario individualizar cada paciente y adecuar la operación a sus características específicas, para no tener como resultado una nariz que se nota que ha sido operada.  

    Nuestro objetivo es efectuar las modificaciones específicas, necesarias para conseguir un aspecto armónico y un balance adecuado entre la nariz y los rasgos de su cara. Cuando planeamos una rinoplastia, pretendemos preservar aquellas características que contribuyen positivamente a la forma de tu nariz y modificar aquellas otras que le afean, para conseguir conseguir una nariz estética.

    Tipos de rinoplastia: cerrada y abierta

    Existen básicamente dos formas de realizar la rinoplastia:

    1. Rinoplastia cerrada

    La rinoplastia cerrada está indicada en casos de escasa dificultad, en los que no hay grandes alteraciones del andamiaje cartilaginoso y está indicada, para aquellas modificaciones en las que se realiza una reducción del dorso o estrechamientos de la punta nasal poco complejos. Se realiza mediante incisiones ocultas por dentro de la nariz y no se exponen los cartílagos y huesos nasales.

    2. Rinoplastia abierta

    La rinoplastia abierta está indicada en casos de mayor complejidad y en los que se requiera de una mayor visibilidad para realizar cambios más precisos. Esta indicada cuando hay que realizar técnicas de injertos de cartílago, desviaciones nasales o modificaciones en la punta de la nariz. Este tipo de rinoplastia requiere de una incisión adicional a nivel de la columela (puente vertical que separa las fosan nasales). Así, podremos levantar la piel del andamiaje cartilaginoso que posteriormente deberemos manipular con visión directa. La cicatriz resultante es inapreciable. 

    En la actualidad la rinoplastia abierta es la técnica más utilizada ya que produce excelentes resultados y no deja cicatriz visible.

    Es la técnica de elección en pacientes con problemas concretos, como son: las secuelas del labio leporino, traumatismos u operaciones previas.

    Rinoplastia abierta y cerrada

    Rinoplastia cerrada (1) y rinoplastia abierta (2)

    La rinoplastia sirve para:

    1. Reducción del dorso nasal (disminución de la giba)

    Cuando existe un dorso arqueado ( o con joroba), normalmente en el medio de la nariz, hablamos de giba nasal o caballete. Su disminución es una de las peticiones más frecuentes.  El caballete nasal o giba puede estar causado por el hueso, los cartílagos o ambos. En la cirugía, se lima, reduce o remodela el caballete.

    2. Ensanchar o estrechar la nariz

    Si la nariz es demasiado ancha o demasiado estrecha puede corregirse en la cirugía.

    3. Tratamiento de la punta nasal

    Puede ser necesario eliminar el cartílago que exista en exceso y remodelar el tejido.

    4. Corrección del tabique nasal

    Para mejorar la respiración o por motivos estéticos.

    Tu operación de nariz

    Tanto la rinoplastia abierta como la cerrada, se realizan habitualmente bajo anestesia general, aunque puede realizarse en algunos casos con anestesia local y sedación. La intervención dura entre una hora y dos horas. 

    Se realizan las incisiones (rinoplastia abierta o cerrada) a través de las cuales se despega la piel del armazón nasal. Esto permite el acceso al cartílago y al hueso, que pueden ser remodelados y manipulados, para modificar la apariencia externa de la nariz.

    A continuación, los huesos nasales son aproximados para formar un puente nasal más estrecho. La extirpación del cartílago reduce el volumen de la punta nasal y mejora el contorno de la misma. Por ultimo la piel es readaptada al nuevo armazón.

    Si las fosas nasales son muy anchas, se puede extirpar una parte del ala nasal, disminuyendo así, la anchura de las mismas. Las cicatrices quedan prácticamente imperceptibles a los lados de las fosas nasales.

    Al finalizar la intervención colocamos unos tapones en el interior de las fosas nasales, que se retiran habitualmente a las 24-48 horas. También se coloca externamente una férula y se mantiene de 7 a 10 días para proteger la nariz. Si la intervención se realiza con anestesia general  el tiempo de estancia en el Hospital es generalmente de 24 horas. Si son rinoplastias segmentarias o con anestesia local podrás marcharte a casa el mismo día de la intervención.

    Diferencias en la rinoplastia entre la mujer y el hombre

    Existen diferencias anatómicas entre la mujer y el hombre y diferencias entre lo que se considera estético para cada sexo, que nos obliga a realizar una cirugía diferenciada.

    Anatomia facial

    Las características de la anatomía facial entre hombre y mujer son diferentes. Estas son las principales diferencias:

    • La piel en el hombre es más gruesa que en la mujer.
    • Los cartílagos son más grandes y rígidos en el hombre.
    • Los huesos son más duros en el hombre.
    • El rostro masculino suele ser más grande.

    Criterios estéticos y sociales

    Además hay diferentes criterios estéticos y sociales que deben ser tenidos en cuenta. Por ejemplo se prefiere que:

    • La nariz del hombre sea más grande que la de la mujer.
    • La nariz de la mujer sea más respingona que la del hombre.
    • La nariz de la mujer tenga la punta más fina.

    Estas diferencias hacen que el cirujano deba tener diferente criterio estético a la hora de abordar la rinoplastia. Por ejemplo, en un hombre no debe disminuir demasiado el tamaño, porque podría verse una cara demasiado fina y femenina (a no ser que el criterio estético sea femineizar un rostro masculino). Tampoco puede disminuir mucho en el hombre el ángulo nasolabial (entre nariz y labios) porque daría lugar a una nariz "respingona" que podría ser aceptable en el caso de la mujer, pero que el hombre no suele desear tener.

    Ignacio Sanz

    3 factores hacen que la rinoplastia sea una operación de gran dificultad. Dr Ignacio Sanz

    1. Factores anatómicos

    La rinoplastia modifica las estructuras que están por debajo de la piel de la nariz: cartílagos y huesos, pero no puede hacer ninguna modificación en la piel, salvo la extirpación parcial de la base de las orificios nasales. La piel se tiene que adaptar a la nueva estructura. 

    2. Asimetrías anatómicas

    La nariz es un órgano que está en el centro de la cara por lo que cualquier asimetría o lateralización es muy evidente. Se requiere técnica y experiencia para evitarlo.

    3. Inter-relación de sus componentes

    Una modificación en una parte de la nariz puede afectar al resto de las estructuras: si solo corregimos el “caballete”, posiblemente consigamos una nariz recta pero excesivamente larga; si quitamos volumen de la punta, posiblemente se producirá una rotación que habrá que tener en cuenta. En general todas las estructuras de la nariz están interconectadas  y habrá que saber valorar preoperatoriamente como se van a comportar tras la modificación de casa una de ellas.

    La nariz perfecta

    En realidad la nariz perfecta es la que encaja de forma natural y proporcionada en cada rostro. Hoy en día se prefieren las narices con un dorso recto (no aguileño), más bajo en la mujer y con la punta nasal un poco elevada (pero no respingona).

    Postoperatorio, recuperación y cuidados de la rinoplastia

    Al final de la intervención se introducen unos tapones en la nariz y se colocan unos esparadrapos y una férula en dorso. El postoperatorio de la rinoplastia, no es doloroso. La mayoría de los pacientes describen una molestia y sensación de tensión en la cara y entre los ojos. Estas son siempre unas molestias fácilmente controlables con los analgésicos habituales.

    Para eliminar la tensión y el edema postquirúrgico realizamos nuestro protocolo de recuperación acelerada (QRP), que en la rinoplastia se basa en: masaje de drenaje linfático manual (DLM). El DLM es una técnica manual muy agradable de recibir que comenzamos a aplicar al día siguiente de la cirugía en la habitación del hospital. Este tratamiento también logra que el resultado final se vea antes. 

    Rinoplastia secundaria 

    También llamada cirugía de revisión. Se trata de una operación destinada a reparar defectos, secuelas producidas en una cirugía anterior o simplemente un mal resultado estético. También pueden ser necesarias después de tratamientos de la mal llamada "rinomodelación", cuando se han utilizado sustancias de relleno permanentes.

    En los casos leves solo hay que corregir pequeños problemas estéticos, pero en los más graves de deben modificar las estructuras nasales ya que se ha podido afectar a la función respiratoria.

    Las operaciones secundarias de nariz, pueden ir desde pequeñas correcciones utilizando el tejido nasal existente a cirugías enormemente complejas, en las que sea necesario utilizar: cartílagos, fascia y/o hueso de: la oreja, tabique o costillas. 

    La rinoplastia secundaria es una operación que solo deben realizar cirujanos plásticos con mucha experiencia ya que es técnicamente más complicada y el tejido se encuentra en peor estado. La mejor prevención para no tener que acudir a ella, es operarse desde el principio con un cirujano con experiencia que opere en un hospital.

    Dr Marcos Martín

    Tras una operación del tabique, sigo respirando mal. ¿A qué se debe? Dr. Marcos Martín

    El paso del aire por la fosa nasal debe cumplir unos mínimos para que no se produzca insuficiencia respiratoria nasal. La parte más crítica es lo que nosotros llamamos la "válvula nasal interna". Es un pequeño ángulo que forman el tabique nasal y el cartílago triangular de la nariz. Desviaciones del tabique, hipertrofia (aumento de tamaño) de cornetes, pólipos nasales, adherencias cicatriciales, etc. pueden alterar este paso del aire y en consecuencia hacer que respiremos mal. No sólo depende del tabique.

    Si la cirugía es reciente, es posible que se deba a la propia inflamación temporal y sería conveniente esperar. No obstante, siempre hay que realizar una exploración individualizada de cada caso para ver cuál es la situación concreta y proponer una solución.

    Testimonios y opiniones  sobre rinoplastia

    Tras ver el resultado en una amiga decidí operarme con el Dr. Martín del Yerro. Estoy muy contenta porque sigo siendo yo, pero ya no tengo la nariz fea y aguileña. La atención postcirugía es buenísima con muchas curas y revisiones y los masajes de drenaje linfático son increíbles para bajar la hinchazón. Creo que acerté con la elección y recomiendo al doctor Martín del Yerro a todos los que no les guste su nariz y quieran operarse. J.P.

    Siempre tuve complejos por la forma de mi nariz, quienes nunca quieren salir de perfil en las fotos, seguro que me entienden. Y después de la cirugía los complejos desaparecieron, mi foto de wasap es ahora de perfil. Bea.


    Mi operación de rinoplastia

    Tengo 27 años y desde los 14 he estado acomplejada por mi nariz. Aunque parezca una tontería un complejo así te limita en muchos aspectos y restringe tu personalidad, no te deja ser tu mismo en muchas situaciones, sobre todo a nivel social, y me hacia ser una persona mucho más insegura que aquellas que se sienten bien con su aspecto físico. La idea de operarme me rondaba desde los 18 años, pero creía que nunca tendría el valor de dar el paso, lo veía como algo muy ajeno a mí, que solo hacen los artistas, pero no una persona como yo, y sobre todo tenía miedo a las críticas de mis conocidos, a que no quedara natural y que todos notaran que era una nariz operada.

    Al ir pasando los años empecé a gustarme más a mi misma pero el complejo de la nariz seguía ahí, el no poder salir en las fotos de perfil o incluso el estar incómoda en el cine con un chico porque solo me veía el perfil. Así que empecé a buscar información en internet sobre la rinoplastia y descubrí que la cirugía estética es algo mucho más común de lo que yo creía y que muchas mujeres como yo pasan por ello, consiguiendo así superar sus complejos, estar más a gusto con ellas mismas y ser más felices… y me dije, ¿Por qué no voy a ser yo una de ellas?.

    Tras tomar la decisión de querer operarme se lo comunique a mi familia. Mi madre y mi novio me apoyaban, mi padre se asustó y no quería oír hablar del tema, pero poco a poco se fue haciendo a la idea. Lo más difícil después de esto fue elegir al cirujano plástico, para lo que volví a recurrir a internet. Estuve a punto de operarme en una clínica, pero finalmente mi madre me convenció para que buscara un cirujano que operara en un hospital…y así pasaron tres años más. En este año visité otros tres cirujanos diferentes, de los que tenía muy buenas referencias a través de internet, para poder comparar y elegir el que más se aproximara a lo que yo buscaba. Finalmente a raíz de ver un resultado de una rinoplastia que se ajustaba a lo que yo tenía en mente para mí, visite al Doctor Martín del Yerro, y tras la primera consulta decidí que él sería mi cirujano.

    El día antes de la operación pase muchísimos nervios, pero la operación fue estupendamente, fue con anestesia general, rinoseptoplastia abierta y duró dos horas y media, que para mi fueron como dos minutos. Me quedé un día ingresada en el hospital con todos los cuidados, sin ningún tipo malestar por la anestesia ni dolor. Aunque la cara se hincha muchísimo y salen moratones en los ojos el postoperatorio no es doloroso, yo solo notaba presión en la nariz.

    Otra de las razones por la que elegí este cirujano es por como cuidan el postoperatorio. Otros cirujanos tras la operación mandan al paciente a su casa y no vuelve hasta que le quitan la férula una semana después. En mi caso volvía cada dos días a que me curaran y para darme masajes de drenaje linfático manual en la cara y tras quitar la férula también en la nariz, estos masajes no duelen en absoluto, son muy suaves y me han ayudado a que los edemas desaparezcan muy rápidamente, también a disminuir la inflamación y sentía como la presión en la nariz se aliviaba muchísimo.

    El día que me quitaron la férula me impacto un poco el cambio y me vi rara porque la nariz está hinchada y el resultado definitivo tarda en verse, pero con el paso de los días se va deshinchando poco a poco y cada vez estoy más a gusto con mi nueva nariz, y el resultado es exactamente el que yo buscaba, una nariz recta, sin giba y una punta mas armónica y sobre todo muy natural.

    Solo llevo 15 días operada y mi nariz aún tiene que evolucionar mucho, pero el resultado por ahora es muy satisfactorio.

    E.N.P

    Preguntas frecuentes

    ¿Qué tipo de anestesia se utiliza?

    La mayoría de rinoplastias se realizan bajo anestesia general. Se trata de una anestesia poco profunda que proporciona una recuperación muy rápida. Algunas rinoplastias pueden realizarse con anestesia local.

    ¿Debo permanecer ingresada/o?

    Después de una rinoplastia es recomendable permanecer durante unas cuantas horas en reposo. Ello evita las oscilaciones de la tensión arterial y los posibles hematomas en la zona operada. Nosotros recomendamos permanecer ingresado hasta el día siguiente a la operación, por tanto se debe pasar una noche en el hospital. A la mañana siguiente se retiran los tapones antes de abandonar el hospital.

    ¿Cuánto tiempo he de permanecer de baja?

    Habitualmente recomendamos unos 4 días de disminución de la actividad pero desde el segundo día del postoperatorio hacemos hincapié en la conveniencia de iniciar la actividad, pasear y moverse. Durante los primeros días se produce una inflamación de la cara que llama la atención de personas conocidas previamente y es preciso llevar los esparadrapos de papel y la férula en la nariz. Ello impide en algunas personas la incorporación a la vida laboral y social hasta pasados unos 8 a 10 días. Sin embargo la capacidad de llevar una vida familiar normal es posible en unos 2 días.

    ¿Cuándo puedo volver a hacer deporte?

    A partir de las tres semanas posteriores a la rinoplastia podrá iniciar, de manera progresiva, actividades deportivas. A partir de las 4 a 6 semanas podrá realizar cualquier deporte. Sin embargo debe tener cuidados durante 2 meses con los deportes de equipo o actividades en las que pueda recibir un golpe fuerte en la nariz.

    ¿Cuándo tendré un resultado definitivo?

    En unas tres semanas se pueden apreciar unos resultados aproximados, pero no será hasta el tercer mes hasta cuando el resultado sea más o menos definitivo. Aunque tu nariz podrá sufrir pequeños cambios durante meses, incluso un año. 

    ¿A partir de qué edad puedo operarme la nariz?

    No es aconsejable operar a ningún niño o adolescente hasta terminar su proceso natural de crecimiento. En las niñas este suele darse a los 14 o 15 años, pero en los niños sucede algo más tarde. 

    ¿Qué debes hacer tras la cirugía?

    Durante las primeras horas del postoperatorio debes permanecer en la cama, boca arriba y con el cabecero elevado para que haya menos inflamación.
     
    Toma una dieta blanda en los primeros días.
     
    Deberás limpiarte la secreción que se acumula alrededor de las fosas nasales con un algodón o bastocillo de oídos, pero en ningún caso introduzcas objetos o el dedo, dentro de la nariz.
     
    A partir del segundo día puedes lavarte las fosas nasales con suero salino, haciendo inspiraciones y espiraciones fuertes, para ablandar y expulsar las secreciones.
     
    Debes tomar los medicamentos analgésicos y antibióticos prescritos.
     
    Debes realizar una vida tranquila y reposada durante los días siguientes a la intervención. Cuando llegues a casa, ponte cómodo y relajado. Dormir con el cabecero de la cama elevado, te ayudará a disminuir la inflamación y la sensación de congestión en la cara.
     
    Puedes lavarst la nariz y la cara sin mojar la ferula y cuando esta se retire deberás lavar la piel de la nariz con un jabón suave 2 veces al día.

    ¿Qué no debes hacer después de la operación?

    Durante tu estancia en el hospital, no realices esfuerzos y no trates de levantarse sin comunicarlo y recibir la ayuda del personal de enfermería. No te excites o preocupes innecesariamente. Estas situaciones pueden elevar la tensión sanguínea, aumentando el riesgo de sangrado.

    No fumes. No te suene la nariz. Evita el alcohol.

    No conduzcas el coche hasta 3 o 4 días después de la intervención.

    Evita ejercicios o actividades bruscas durante las cuatro primeras semanas, así como actividades que conllevan cargar peso o bajar la cabeza a un cierto nivel bajo el cuerpo, ya que podrían provocar sangrado nasal. Deportes como el fútbol, baloncesto, artes marciales, etc. no deben practicarse hasta pasados 3 o 4 meses.

    Durante las primeras semanas evita ir a lugares concurridos como discotecas, etc., o viajar en autobús público o metro. Cuando viaje en coche, lleve el cinturón de seguridad siempre puesto. Un golpe, que en condiciones normales no tendría ninguna importancia, puede provocar desviaciones de la estructura nasal cuando la rinoplastia esta aún reciente. En caso de que esto sucediera consúltanos, pues su reconocimiento y tratamiento precoz pueden evitar tener que reintervenir.

    No tomes baños de sol directamente sobre la cara durante las primeras semanas, pues aumenta la inflamación. Así mismo evita la sauna.

    Debes evitar las gafas durante las primeras 2 a 3 semanas y después usarlas con precaución y escoger las de menor peso posible hasta cumplido el mes después de la intervención. Puedes usar lentillas inmediatamente.

    ¿Qué molestias puedes notar tras la operación

    Puedes sentir molestias en la cara, pero muy raramente dolor. Se te recetará medicación analgésica para aliviar las molestias

    Cuando se retira la escayola, la piel de la nariz está brillante y grasienta, especialmente en las personas que tienen la piel más gruesa y sebácea. Esto desaparecerá en unas semanas.

    Notarás la nariz de consistencia dura, y muy sensible al tacto y a los pequeños traumatismos, durante unos 2 ó 3 meses.

    No se debe esperar un cambio inmediato después de la cirugía. El proceso de curación es gradual, y su resultado final no tiene lugar hasta que ha transcurrido un determinado periodo de tiempo. El resultado ya es apreciable desde el momento de retirar la escayola, si bien, el aspecto final de la nariz, puede no ser aparente por semanas, meses o en algún caso excepcional incluso un año.

    Cualquier cambio en tu apariencia afecta a la percepción de tu propia imagen, y requiere un periodo de días a semanas para adaptarse a esa nueva imagen corporal.

    ¿Cuánto tiempo de debe llevar la ferula?

    La férula (escayola) se suele llevar seis o siete días, después te enseñaremos a ponerte unos apósitos de papel que contribuyen a reducir el edema y que deberás utilizar mientras persista la hinchazón en el dorso de la nariz.

    La colocación o sustitución de la férula es indolora y es realizada por nuestros cirujanos plásticos o enfermeras.

    En ocasiones al retirar la férula encontramos que la la piel va a estar más seborreica (más grasa), se puede limpiar con jabón neutro (o una leche limpiadora). En pocos días se normaliza su aspecto.

    ¿Qué riesgos existen?

    Los riesgos o complicaciones tras la rinoplastia son infrecuentes, y su relación a continuación tiene como finalidad darte una buena información.

    Siempre existe un riesgo anestésico, que habrás de considerar a la hora de decidir sobre tu intervención. Este riesgo es extremadamente pequeño. Los efectos secundarios de la anestesia o la sedación son muy poco frecuentes, pero pueden poner tu vida en peligro. Por esta razón realizamos la cirugía en un lugar óptimo (hospital), donde se encuentran tanto el equipo técnico, como el personal médico apropiados para resolver cualquier complicación (en el caso de que se presentara). 

    Las molestias tras la intervención en la nariz son generalmente mínimas. El mayor inconveniente resulta del taponamiento nasal, que impide respirar por la nariz y del bloqueo parcial en el paso del aire, tras retirar el taponamiento, debido a secreciones e inflamación, pero esto remite en unos días. La respiración irá normalizándose a medida que remita la inflamación e irritación de la mucosa interna de la nariz.

    La hemorragia consecutiva a rinoplastia ocurre raramente, en menos del 3% de los pacientes. Si esto ocurriese puede ser necesario un taponamiento adicional y examen y control del sangrado.

    En algunos casos puede requerirse correcciones o retoques de pequeñas zonas o irregularidades que pudiesen presentase en el postoperatorio tardío. Como explicamos anteriormente pequeñas correcciones adicionales son preferibles a un exceso de corrección durante la intervención inicial. La mayoría de estas correcciones son muy pequeñas y se pueden realizar con anestesia local en régimen ambulatorio.

    La infección es una complicación posible en cualquier cirugía, pero es extremadamente rara en la rinoplastia. En casos de infección puede resultar en un daño de los tejidos de la nariz y puede requerir intervenciones secundarias.

    Los cartílagos de la nariz, especialmente el del tabique son como un muelle que tiende a volver a su sitio. Nosotros tratamos de corregir las desviaciones, resecando y debilitando ese muelle. Debido a que los cartílagos tienen además una función de soporte, debe existir un balance entre la resección o debilitamiento y la función de soporte. Por esta razón pequeñas desviaciones o recurrencias pueden ocurrir ocasionalmente.

    Pequeñas asimetrías son habituales en narices no operadas y consideradas estéticamente correctas o bonitas. No necesariamente las estructuras de un lado de la nariz son iguales a las del otro, y por tanto una ligera desviación o asimetría no es incompatible con un buen resultado estético o funcional.

    Puede haber una mala interpretación entre algunas personas que consideran que operarse de nariz equivale a tener una “nariz 10”. Haremos todo lo posible por satisfacer sus deseos de una forma razonada, pero no siempre es posible conseguir la nariz ideal deseada. Hay ciertos aspectos anatómicos o del proceso de cicatrización que escapan al control del paciente y del cirujano plástico. Si un área cicatriza indebidamente o de forma excesiva puede motivar alguna deformidad externa o interna.

    Conclusión

    La rinoplastia es una de las intervenciones más gratificantes para el paciente y el cirujano plástico. La consecución del resultado deseado exige un detallado conocimiento y comunicación entre tus deseos y nuestras posibilidades para conseguir los cambios deseados, dentro de los límites marcados por la estructura nasal individual. 

    Más información sobre la rinoplastia

    Artículos de rinoplastia

    Casos reales de rinoplastia

     

    Ficha de tratamiento

    Duración

    1- 3 horas

    Ingreso

    Noche en hospital

    Anestesia

    General

    Recuperación

    No dolor. Molestias las primeras horas por el taponamiento nasal.

    Resultados

    Permanentes. Deberás esperar varias semanas para ver los resultados definitivos.

    Precio

    Precio de rinoplastia: Presupuesto tras la 1ª consulta. Incluye hospitalización, honorarios, quirófano, curas, revisiones y masajes linfáticos.