Elevación de las mamas o Mastopexia

La caída de la mama, llamada ptosis mamaria, es la consecuencia natural del envejecimiento de la misma. Frecuentemente se acelera el envejecimiento tras los embarazos y lactancias, produciendo un aspecto prematuramente deteriorado.
La elevación de mama o mastopexia permite elevar la mama y mejorar su apariencia.

¿Qué es la mastopexia o elevación de mamas?

La mastopexia es la operación que reafirma y eleva una mama que está vacía, flácida o caída. Además se le da una forma más atractiva, redondeada y firme. Otros nombres de esta intervención son: lifting de mamas, pexia, levantamiento de senos o mamoplastia de elevación.

 

¿Cuándo está indicada?

  • Cuando el pecho se muestra vacío tras el embarazo.
  • Cuando el pecho ha caído.
  • Si las mamas tienen flacidez después de cambios importantes de peso.
  • Si desde siempre tus senos han mostrado ptósis mamaria (descolgamiento) por tener una piel o tejidos muy laxos o poco elásticos.
  • Si deseas tener unas mamas más firmes.

 

Tipos de mastopexia

La elevación del seno puede realizarse con o sin prótesis mamarias de silicona, dependiendo de las características del pecho y de los deseos de la mujer. La utilización de prótesis puede reducir el tamaño de la cicatriz resultante. También puede recurrirse a los injertos de grasa o lipofilling.

1. Mastopexia con prótesis de silicona

Se añaden prótesis de silicona cuando además de elevar la mama hay que darle más volumen o cuando se desea la cicatriz más pequeña. Somos especialistas en la realización de mastopexias con implantes de silicona anatómicos y una mínima cicatriz. En ocasiones es posible realizar la mastopexia con una sola cicatriz periareolar (alrededor de la areola) o incluso una pequeña en el surco submamario. Lee más sobre las prótesis de mama que utilizamos.

Fotos de antes y después de elevación de mamas con prótesis. Cicatriz periareolar.

2. Mastopexia con tu propia grasa

La cirugía con lipofilling se realiza utilizando grasa previamente extraída de otra zona corporal. Es una buena opción cuando no se quiere un gran incremento de volumen. La grasa puede utilizarse también de forma conjunta con los implantes.
Fotografías de antes y después de elevación mamaria con lipotransferencia. Cicatriz en T invertida.

3. Mastopexia sin prótesis de silicona y sin lipofilling

Cuando hay suficiente tejido glandular y la paciente no desea implantes o aumentar el tamaño del pecho (o quiere disminuir el tamaño; mastopexia de reducción), la operación se realiza sin utilizar prótesis de mama ni injertos de grasa. Para ello se remodela el tejido existente (piel, glándula y tejido graso).

4. Elevación de mama sin prótesis y sin grasa. Cicatriz en T invertida.

Clasificación del pecho según su grado de ptosis (caída de la mama)

En el dibujo se distinguen 5 tipos de pechos según el grado de caída. Lee más sobre la cirugía según el grado de caída de la mama.

 

¿Cuales son las causas de que las mamas están caídas?

La caída y la flacidez del seno está causadas por:

  • La gravedad.
  • El envejecimiento que empeora la calidad de la piel.
  • El embarazo.
  • Las pérdidas de peso.
  • «Mala calidad» de la piel. Piel poco elástica.

La caída y flacidez puede darse tanto en pechos grandes como pequeños y tanto en mujeres jóvenes como en adultas.

 

¿Cómo es la operación de elevación de mamas?

El cirujano plástico comienza dibujando, sobre tu piel, el marcaje preoperatorio. Tras realizar las incisiones cutáneas correspondientes, se remodela la mama eliminando la piel o tejido glandular necesario. Cuando necesitamos más volumen, se crea un espacio o bolsillo debajo del músculo pectoral mayor y se introduce el implante o se realizan injertos de grasa.

El cierre de la incisión se realiza mediante una sutura interna con material reabsorbible, lo que facilita una buena cicatrización y además no es necesario retirar los puntos.

No solemos utilizar ningún tipo de vendaje y solamente se cubren las mamas con un pequeño apósito. Al día siguiente, previo al alta, te pondremos un sujetador especial que nosotros te proporcionaremos.

 

Cicatriz en la mastopexia

El tamaño final y la forma de la cicatriz depende de la cantidad de piel sobrante, del tejido graso o glandular que haya que eliminar y de la utilización o no de implantes de silicona. En términos generales, cuanto más volumen final se desea, menos cicatrices son necesarias ya que hay que eliminar menos piel y viceversa. Hoy en día con nuestras técnicas quirúrgicas, es posible en muchos casos conseguir una mastopexia con un óptimo y duradero resultado con una sola cicatriz periareolar.

La cicatrices más habituales es la periaereolar (alrededor de la areola), seguida de la periareolar con prolongación vertical y, por último, la T invertida.

Lee más sobre la cicatriz tras la mastopexia.

Sea cual sea la cicatriz resultante te ofrecemos un completo tratamiento y seguimiento para asegurar la cicatriz menos visible posible.

Mastopexia con una sola cicatriz en el surco submamario

 

Postoperatorio y cuidados

Al día siguiente de la cirugía, comenzamos nuestro protocolo de recuperación con masajes linfáticos, Indiba y otras técnicas de fisioterapia. De esta forma tendrás una recuperación rápida y sin molestias. Además te enseñamos a cuidar la cicatriz para que esta quede imperceptible a la vista.

Preguntas frecuentes

Si tienes previsto tener hijos en el plazo de 1 o 2 años, convendría que esperases, ya que el embarazo afecta a la glándula mamaria y esta sufrirá más o menos cambios. Además, según la técnica empleada para elevar la mama se podría ver afectada la capacidad de dar de mamar.

Si ya has tenido un hijo debes esperar un mínimo de 6 meses antes de operarte.

La mastopexia puede hacerse incluso en chicas muy jóvenes que tienen desde el principio un pecho muy caído. Tan solo hay que esperar a que el desarrollo del seno finalice.

Sí, pero dependiendo de las características de tus senos y de la cirugía realizada, esta puede ir desde una cicatriz en el surco hasta una con forma de Y invertida.

Lamentablemente no es posible elevar un pecho ya caído sin cirugía. La pérdida de la elasticidad de la piel no puede solucionarse.

Los riesgos o complicaciones tras la mastopexia son infrecuentes, te los describimos, no para alarmarte, sino con el fin de darte darte una buena información.

El riesgo de hemorragia postoperatoria (sangrado) es muy bajo, aunque es normal la salida de una escasa cantidad de sangre y suero por los drenajes.

Siempre existe un riesgo relacionado con la anestesia. Este riesgo es extremadamente pequeño. Para evitarlo, nuestros anestesistas realizarán una consulta pre-anestésica y te prescribirán unos análisis y pruebas, con el fin de valorar tu estado de salud y los posibles riesgos. Hasta que finaliza la cirugía, el anestesiólogo estará a tu lado, controlando tus constantes vitales.

Algunas personas forman cicatrices hipertróficas (de mayor anchura que una cicatriz normal). Esta complicación es muy poco frecuente con las técnicas de sutura que utilizamos (no damos puntos externos) y los cuidados de la cicatriz que te recomendaremos en el postoperatorio con apósitos.

Para recolocar la areola-pezón en una posición más elevada, en ocasiones es necesario separarla parcialmente del tejido mamario que lo rodea, dejando únicamente un puente o pedículo de tejido para proporcionarle el riego sanguíneo y la inervación. El grado de separación necesario, depende del tamaño de la mama y del grado de ptosis que esta tenga. Esta separación de los tejidos es la puede provocar la pérdida de sensibilidad y la incapacidad para la lactancia, que pueden ser mínimas o inexistentes en casos leves, pero prácticamente totales, en los casos de mamas muy caídas.

La contractura capsular es una complicación relacionada con una contaminación bacteriana de la prótesis (solo cuando se utilizan prótesis de senos). Esta queda recubierta por una cápsula gruesa que hace que aumente tu consistencia y altera tu forma. En nuestra experiencia, gracias a nuestra técnica quirúrgica y a las prótesis utilizadas, esta complicación tiene una incidencia muy baja y puede ser tratada médicamente, aunque en algunos puede ser necesario el recambio del implante en una nueva intervención.

La aparición de infección es extremadamente infrecuente gracias a la administración de antibióticos y de una técnica meticulosamente estéril durante la intervención.
Pueden aparecer asimetrías de volumen, forma o tamaño.