Publicado en  
 el  
29 mayo 2020

Gluteoplastia

¿Qué es la Gluteoplastia u operación de glúteos?  La gluteoplastia es la cirugía que permite reafirmar, remodelar o dar mayor volumen a la zona glútea. La gluteoplastia puede realizarse mediante el injerto de grasa propia o mediante el uso de implantes de silicona. Gluteoplastia mediante injerto de grasa o lipotransferencia ¿En qué consiste? Es la […]

¿Qué es la Gluteoplastia u operación de glúteos? 

La gluteoplastia es la cirugía que permite reafirmar, remodelar o dar mayor volumen a la zona glútea. La gluteoplastia puede realizarse mediante el injerto de grasa propia o mediante el uso de implantes de silicona.

Gluteoplastia mediante injerto de grasa o lipotransferencia ¿En qué consiste?

Es la opción más aconsejada por la naturalidad del resultado. Se realiza en tres pasos quirúrgicos:

  1. Se realiza una liposucción en aquellas zonas donde exista un exceso de grasa como el abdomen, la cintura, las  caderas o los muslos. 
  2. La grasa obtenida se prepara mediante centrifugación, filtración o decantación para obtener las células grasas purificadas. 
  3. Finalmente se infiltra la grasa en las zonas que queremos remodelar o aumentar de volumen.

En muchas ocasiones, para obtener unos glúteos atractivos, es necesario combinar la liposucción con la infiltración de grasa. Es decir, se elimina grasa en algunas zonas y se infiltra en otras. Concretamente, se elimina el exceso de grasa presente en la cintura y en las “cartucheras”, y se infiltra en los glúteos. A esta combinación de procedimientos se le denomina lipoescultura o con el anglicismo «brazilian butt lift» (lifting de glúteos brasileño).

Más información sobre la gluteoplastia con grasa.

El aumento de glúteos con grasa es la opción más natural para tener unas nalgas más prominentes y más atractivas.

Gluteoplastia con implantes

Se utilizan implantes de silicona para realzar la zona glútea. En la actualidad es la opción menos aconsejada y se prefiere la utilización de la grasa para dar más volumen a las nalgas.

Preparación y recuperación de la gluteoplastia

Para preparar el tejido, tanto en la zona donante , como en la receptora, está indicada la aplicación de Indiba.

Tras la cirugía, ofrecemos un completo tratamiento de recuperación con masaje linfático e Indiba. Este tratamiento comienza a los pocos días de la cirugía, es muy agradable de recibir y acelera el proceso de recuperación.

Es habitual el uso de una faja compresiva tras la intervención para reducir la inflamación y mejorar el confort del paciente.

Ventajas y beneficios de la gluteoplastia con grasa

La gluteoplastia con grasa supone una remodelación y  un aumento natural de los glúteos sin los problemas asociados a los implantes de silicona en esta zona.

Las zonas donantes suelen ser el abdomen, la cintura, las caderas o los muslos.

 

FAQ Preguntas frecuentes

¿Cuánto volumen se puede infiltrar?

El volumen de grasa que se puede infiltrar es muy variable y dependerá de los depósitos donantes de grasa disponibles y del grado de atrofia de los glúteos.

¿Qué complicaciones se pueden producir?

Los riesgos o complicaciones tras la gluteoplastia con grasa son infrecuentes, y su relación a continuación tiene como finalidad darle una buena información y no alarmarle.

Siempre existe un riesgo relativo a la anestesia, que tienes que tener en cuenta. Este riesgo es extremadamente pequeño. Los efectos secundarios de la anestesia o la sedación son mayormente raros, pero pueden poner tu vida en peligro. Para prevenirlo realizamos la cirugía en un hospital, donde se encuentran el personal médico apropiado para resolver cualquier complicación.

Como en cualquier procedimiento quirúrgico, a pesar de la administración de antibióticos y de una técnica meticulosamente estéril durante la intervención, puede aparecer una infección. Esta complicación es muy rara. Si ocurre se trata con antibióticos.

Se puede acumular líquido seroso (seroma) o  sangre (hematoma). En general se deben a una compresión insuficiente y son excepcionales si se siguen las recomendaciones postoperatorias. Ocasionalmente los hematomas o seromas importantes pueden requerir su drenaje a través de la piel. La mayoría se reabsorben en el plazo de unas semanas sin dejar secuelas.

La pérdida parcial o necrosis de la piel es muy infrecuente. Cuando esto ocurre generalmente se asocia a procedimientos muy extensos y/o infección o hematoma. En la mayoría de los casos cicatrizan espontáneamente. Las pérdidas importantes requieren procedimientos adicionales y pueden dejar una secuela cicatricial.

En general, cuanto más extensa es la cirugía, cabe esperar mayor inflamación y una recuperación más lenta. Es normal percibir un ligero acorchamiento o pérdida de sensibilidad en la zona tratada, pero casi nunca es permanente. La sensibilidad se recuperará en el plazo de varias semanas.

En pieles muy finas o envejecidas, o tras procedimientos muy extensos, pueden persistir los cambios de coloración asociados al hematoma. Esta pigmentación tiende a desaparecer en unos meses.

Pueden producirse asimetrías que pueden corregirse en una posterior cirugía.

¿Se puede utilizar grasa de otra persona para la gluteoplastia?

No, este procedimiento solo se puede realizar con la propia grasa corporal del paciente.

 

¿Se pueden sustituir unos implantes de glúteos por grasa?

Sí. Si usted es portadora de implantes de glúteos y quiere quitarlos, debe saber que es posible compensar el volumen de los implantes mediante el relleno con grasa.

 

¿Qué limitaciones existen?

La principal limitación de la gluteoplastia mediante infiltración de grasa es la propia disponibilidad del tejido adiposo. En pacientes extremadamente delgadas no será posible realizar esta técnica quirúrgica por no disponer de zonas donantes de grasa.