Publicado en  
 el  
29 mayo 2020

Labioplastia y ninfoplastia

En la sociedad actual, cada vez se presta más atención al aspecto de los genitales externos. Los partos, el paso del tiempo o simplemente el desarrollo de los genitales externos, pueden contribuir a que algunas mujeres no se encuentren cómodas con sus órganos sexuales. Esto puede , repercutir en las relaciones sexuales, en las relaciones […]

En la sociedad actual, cada vez se presta más atención al aspecto de los genitales externos. Los partos, el paso del tiempo o simplemente el desarrollo de los genitales externos, pueden contribuir a que algunas mujeres no se encuentren cómodas con sus órganos sexuales. Esto puede , repercutir en las relaciones sexuales, en las relaciones sociales y laborales, así como condicionar la forma de vestir evitando las prendas ajustadas.

Existen numerosas cirugías o procedimientos destinado a mejorar la apariencia y/o la función de los genitales femeninos.

Plastia de labios menores (labioplastia)

La labioplastia genital (cirugía de los labios menores) es el procedimiento más demandado. Corregimos el aspecto y tamaño de unos labios menores desproporcionadamente grandes, que sobresalen de forma continua entre los labios mayores y que dan a los genitales femeninos un aspecto poco estético, que condiciona a la paciente. En los casos más graves, el tamaño de los labios menores puede llegar a interferir físicamente en las relaciones sexuales.

La corrección de la hipertrofia de labios menores se realiza mediante una sencilla cirugía en la que se extirpa el exceso de tejido y se remodelan los labios menores, de tal forma que no sobresalgan entre los mayores. Existen diferentes técnicas dependiendo de cada caso.

Rejuvenecimiento de labios mayores

 

El envejecimiento de los labios mayores suele manifestarse como una pérdida de turgencia o vaciado de los mismos que tiene como consecuencia un exceso cutáneo que cuelga de manera poco estética.

Para su corrección y aumento puede recurrirse al injerto de grasa de la propia paciente (lipotransferencia), de tal forma que se devuelve a esta región anatómica la turgencia y el aspecto juvenil que se pierde con la atrofia.

Rejuvenecimiento del pubis

En ocasiones se acumula grasa en el monte de venus. Esto genera un ,  pubis de aspecto envejecido. En otras ocasiones ocurre al contrario y se produce una atrofia de la grasa de esta zona.

Para su corrección y aumento puede recurrirse al injerto de grasa de la propia paciente (lipotransferencia). De esta manera conseguimos , recuperar la turgencia y el aspecto juvenil de los labios mayores. En algún caso, también es posible realizar un relleno de labios mayores mediante ácido hialurónico. En este caso, se trata de un procedimiento de medicina estética que se puede realizar en la consulta de forma totalmente ambulatoria.

Postoperatorio y cuidados de la labioplastia

El postoperatorio de las intervenciones de rejuvenecimiento genital es habitualmente bastante sencillo. La intervención no interfiere con la micción o con la menstruación. La paciente se va a casa el mismo día de la intervención y las molestias normalmente son muy tolerables y controlables con simples analgésicos.

Durante el postoperatorio, debes mantener la higiene de la zona intervenida con un gel antiséptico específico y tomar antibiótico durante 4 o 5 días para prevenir infecciones.

Asimismo debes abstenerte de mantener relaciones sexuales al menos durante 3 semanas o hasta que la cicatrización de los tejidos sea completa. Las suturas que se utilizan son reabsorbibles, por lo que no será necesario retirarlas.

Para preparar el tejido, recuperarlo y mejorar los resultados realizamos un tratamiento con Indiba denominado ginecoestética.

¿Qué tipo de anestesia se utiliza?

Estas intervenciones suelen realizarse con anestesia local y sedación en régimen ambulatorio.

También disponemos de depilación por Láser médica de la zona genital femenina.

Un consejo

La intervención debe programarse justo después de la menstruación para disponer de varios días sin sangrados y con mayor facilidad para la higiene de la zona operada. Recomendamos el uso de ropa interior cómoda , que no apriete demasiado. La higiene se realiza mediante lavados frecuentes con un jabón suave antiséptico , durante una semana o diez días.

Antes y después de labioplastia

Plastia de labios menores y relaciones sexuales. 

La plastia de labios menores se realiza en pacientes que presentan una hipertrofia de los mismos que, en muchos casos, resulta molesto. Es importante reducir el tamaño de los labios menores manteniendo la funcionalidad de los mismos. Los labios menores, entre otras cosas, contribuyen a mantener la humedad de la vagina. Este es el motivo por el que no se puede reducir desmesuradamente el tamaño de los labios menores, ya que podríamos perder dicha función.

Se recomienda no mantener relaciones sexuales durante al menos 3 semanas para garantizar una cicatrización completa. Pasado este tiempo no debe existir dolor en la relaciones.

 

 

FAQ Preguntas frecuentes

¿Tendré cicatrices visibles?

La cicatriz no es visible por la situación de la misma y por la gran capacidad de cicatrización de los labios menores.

 

¿Qué anestesia es necesaria para la intervención?

Habitualmente se utiliza anestesia local y sedación.

¿Es doloroso el postoperatorio?

No. No es una cirugía dolorosa y las molestias postoperatorias son muy leves y fácilmente controlables mediante analgésicos y antiinflamatorios. 

 

¿Cuándo se obtiene el resultado definitivo?

Los resultados son prácticamente inmediatos. No obstante, es habitual que se inflame un poco la zona. Por ello, el resultado definitivo no se llega a apreciar hasta pasadas una o dos semanas.

 

¿Necesitaré ingreso?

No. Es un procedimiento ambulatorio y podrá irse a casa aproximadamente una hora después de la intervención.  

 

¿Cuándo podré hacer vida normal y tener relaciones sexuales?

Deberá guardar cierto reposo los primeros dos días para evitar que los genitales se inflamen mucho. Recomendamos abstenerse de relaciones sexuales durante las  tres semanas siguientes a  la intervención. 

 

¿Perderé sensibilidad?

No. La sensibilidad de esta zona la proporciona el nervio pudendo que se divide en tres: hemorroidal inferior, perineal y dorsal del clítoris. Estos nervios no se dañan durante la cirugía.