Tratamiento quirúrgico postparto

“MOMMY MAKE OVER” Con este término se definen el conjunto de cirugías encaminadas a recuperar o mejorar la figura femenina tras los embarazos. Básicamente hay dos zonas de la anatomía femenina que se resienten especialmente después de ser madre. Una es el abdomen y otra las mamas. El abdomen es, por motivos obvios, la zona […]

“MOMMY MAKE OVER”

Con este término se definen el conjunto de cirugías encaminadas a recuperar o mejorar la figura femenina tras los embarazos.

Básicamente hay dos zonas de la anatomía femenina que se resienten especialmente después de ser madre. Una es el abdomen y otra las mamas.

El abdomen es, por motivos obvios, la zona que más cambia tras los embarazos, ya que el aumento de volumen de la zona abdominal puede condicionar un exceso de piel sobrante, grasa acumulada tanto en el abdomen como en la zona baja de los laterales de la espalda (flancos), o una separación de la musculatura abdominal que puede no recuperar su posición previa originando lo que denominamos como “diastasis de rectos”.

De cara a la recuperación o mejora después de los embarazos, es posible, según los casos, realizar una única intervención o combinar varias en un mismo tiempo quirúrgico. Todo ello debe ser valorado en la consulta con la premisa de realizar las intervenciones combinadas sólo cuando podamos garantizar al máximo la seguridad de nuestras pacientes en cuanto al tipo de cirugía y tiempo quirúrgico de las mismas.

 

Mamoplastia de aumento

El embarazo produce un aumento de volumen mamario que distiende la piel y los tejidos. En muchos casos, sumado a la lactancia o sin ella, existe una atrofia o disminución de volumen de la glándula mamaria que hace que, en mujeres con un volumen moderado o pequeño, éste disminuya aún mas después de ser madre. La sensación de mama “vacía” es motivo frecuente de consulta despúes de los embarazos.

En estos casos el aumento mamario con implantes proporciona un resultado natural y consigue a su vez un rejuvenecimiento de la mama ya que conseguimos mayor firmeza de los tejidos al usar un implante mamario.

Mas información sobre el aumento mamario

 

Mastopexia

 En mujeres con cierto volumen mamario y/o con una mama caída previa al embarazo, el desarrollo de la glándula mamaria durante la gestación y el cambio que experimenta al disminuir el volumen de la misma después del embarazo puede hacer que la mama tenga un aspecto mas caído. En estos casos realizamos una intervención denominada “mastopexia” (elevación de la mama). La indicación de usar o no implantes mamarios se valorará con la paciente en función de su exploración y de sus deseos.

Más informacion sobre mastopexia

 

Abdominoplastia o lipoabdominoplastia

El abdomen es la zona donde más cambios se producen habitualmente después de los embarazos.

Existen determinados factores individuales que condicionan los cambios que se producirán tanto en la piel como en la musculatura del abdomen. Los embarazos múltiples, el número de embarazos, la edad de las mujeres cuando van a ser madres, la ganancia de peso durante el embarazo, la forma física previa, la alimentación,etc, todo ello son  factores que influyen  claramente en cómo será la recuperación después del parto.

La separación de la musculatura o “diastasis” se corrige mediante la  abdominoplastia mejorando, además de la estética del abdomen, la función de la pared abdominal, la sensación de plenitud en las digestiones y las molestias de la zona lumbar asociada a un cambio postural por la falta de competencia de la pared abdominal.

La extirpación de piel y de grasa así como la necesidad de asociar una liposucción para mejorar y tratar todo el contorno abdominal se valora en la consulta.

 

Liposucción

En ocasiones  después de los embarazos, se puede notar acumulación de  grasa en determinadas zonas como los flancos o la cadera. En estos casos realizamos una liposucción para eliminar la grasa localizada. Si es necesario y ante la presencia de flaccidez cutánea, asociamos un tratamiento de ultima tecnología denominado “Renuvion” que mejora la adaptación de la piel al nuevo contorno que conseguimos después de la liposucción ya que ayuda a reafirmar los tejidos.