Publicado en  
 el  
2 junio 2020

Tratamientos con toxina botulínica

La toxina botulínica es una proteína que impide la transmisión del impulso nervioso al músculo, de esta manera disminuye la fuerza de contracción del mismo, relajándolo, de forma que desaparecen las arrugas. Es un medicamento seguro. Su uso en medicina estética permite una mejoría temporal de las líneas de expresión en la frente, entrecejo y […]

La toxina botulínica es una proteína que impide la transmisión del impulso nervioso al músculo, de esta manera disminuye la fuerza de contracción del mismo, relajándolo, de forma que desaparecen las arrugas.

Es un medicamento seguro. Su uso en medicina estética permite una mejoría temporal de las líneas de expresión en la frente, entrecejo y patas de gallo.

El tratamiento consiste en pequeñas infiltraciones, con una aguja muy fina, en puntos determinados de la región facial, consiguiendo una expresión relajada y natural de la zona tratada.

 

Realización del tratamiento

Unos 30  minutos.

La paciente se puede incorporar a su vida habitual, inmediatamente, pero no debe acostarse en las 4 o 5 horas siguientes a la realización del tratamiento para evitar una difusión inadecuada de la toxina. 

 

¿Cuándo veré los resultados?

La mejoría estética se observa a partir del 3º o 4º día. Pero el resultado definitivo se obtiene a los 10 o 15 días.

 

¿Cuánto tiempo duran los resultados?

Los efectos de este tratamiento no son definitivos, duran de 3 a 6 meses.